Deshacer las murallas del silencio

lenguaje-manosTan antiguo como el lenguaje oral resulta el de señas, y para el cual cada país cuenta con sus propios códigos y especificidades.

 

language-sordoTan antiguo como el lenguaje oral resulta el de señas, y para el cual cada país cuenta con sus propios códigos y especificidades.

El 25 de mayo se instauró como Día Nacional del Intérprete de Lengua de Seña Cubana como reconocimiento al quehacer de esas personas dueñas de un oficio que entraña una gran dosis de humanidad y amor hacia el prójimo, capaces de sentir utilidad en decir lo que otros quieren expresar.

Yanet Almarales Wilson tiene 21 años, solo lleva cuatro años de graduada y ya forma parte, por sus buenos resultados en el estudio, de los 15 intérpretes de la Asociación Nacional de Sordos de Cuba (ANSOC) en la Isla de la Juventud.

Entrevista-interprete¿Qué fue lo que te motivó a estudiar esta carrera?

“Me llamó mucho la atención la manera de comunicarse entre los sordos, era una curiosidad aprender las señas. Ellos tienen una forma de pensar y una cultura diferente a nosotros los oyentes. A medida que fui conociendo me interesé más por este mundo”.

¿Cuáles son las cualidades de un intérprete?

“Debe elevar su preparación, ser una persona reservada, tener ética profesional, porque los sordos nos comentan cosas que no le cuentan a su familia. Además, los ayudamos en trámites personales, jurídicos, laborales, de salud y en su formación escolar.

“Ellos nos piden consejos acerca de cómo llevar una relación de pareja,  tratar a sus hijos y otras preguntas, para mí, difíciles de contestar porque no tengo la experiencia. Pero valoran nuestra opinión muy valiosa, confían en nosotros”.

¿Podrías comentar alguna anécdota de tus vivencias?

Se ríe y un poco nerviosa, expresa:

“Son muchas las cosas que me suceden a diario con la comunidad de sordos. Por ejemplo, ellos ven algún programa televisivo con close caption y vienen al día siguiente para que les explique palabras que no entendieron. De ahí la importancia de los intérpretes en la comunicación de los no oyentes con su entorno social.

“También, cuando transito por la calle con ellos, como voy practicando el lenguaje gestual , las personas piensan que soy sorda. Es una experiencia muy bonita, disfruto mi profesión. Tengo excelentes relaciones con todos”.

La ANSOC en la Isla dispone de 254 asociados, distribuidos en tres categorías: especiales, son los niños de cero a 16 años; ordinarios, los adultos de 17 años en adelante, y activistas, en su mayoría, padres de  integrantes.

Lamentablemente, en no pocas ocasiones, las propias familias rechazan a los sordos y ni se interesan en aprender este idioma de los signos. Aunque en el mundo existen graduados como pilotos, abogados o periodistas, muchos aún minimizan a este grupo de discapacitados, que poco a poco derrumba muros en el camino a sus derechos.

De ahí el protagonismo de los intérpretes, eslabón fundamental en el proceso de educación y superación de la comunidad sorda cubana y aun más con la implementación del modelo de educación bilingüe que enfatiza en su integridad a favor del desarrollo personal y social de este sector.

 

 

 

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

 

{loadposition tabfinal}