Desde hoy gran fiesta del saber en Isla de la Juventud

Foto: Diego Rodríguez Molina

Ese alegre ajetreo aquí contrasta con la situación de otras latitudes, donde estudiantes y educadores se lanzan a las calles contra la privatización y el lucro de la enseñanza y a favor de la educación pública y gratuita, un derecho conquistado hace décadas en Cuba

Este lunes 4 de septiembre, cuando entren en las aulas casi 16 000 alumnos de todas las enseñanzas, la Isla de la Juventud iniciará la gran fiesta del saber en que deviene cada curso educacional en escuelas y comunidades no solo para alumnos y trabajadores del sector, sino para hogares, vecinos y demás integrantes del barrio.

Pero desde días antes los cerca de 80 centros docentes que abren sus puestas aquí, desde la nueva escuela multigrada en la comunidad agrícola Roberto Orestes Moreno, hasta la Facultad de Ciencias Médicas que este año cumple 35 años, fueron epicentro de febril esfuerzo por dejarlos acondicionados, relucientes y listos para asumir los superiores retos encomendados para la nueva etapa.

Solo hasta el nivel medio superior más de 1 400 maestros y profesores estarán al frente de la mayor parte de las aulas junto a 270 con profesores contratados, jubilados reincorporados, alumnos ayudantes de universidades y maestros en formación, quienes al igual que los docentes de la enseñanza Superior tendrán como guías en su accionar pedagógico el concepto de Revolución de Fidel y el legado de su pensamiento y obra.

Ellos serán materiales de estudio perenne y reflexión colectiva no únicamente para educadores, sino también para cada escuela, familia y comunidad hasta donde se prolonga la responsabilidad en la formación integral de los futuros profesionales, técnicos medio y obreros calificados verdaderamente comprometidos con su Patria y la Humanidad.

Ese alegre ajetreo de toda la sociedad en un ámbito hacia donde el Estado Cubano prioriza cuantiosos recursos, mucho contrasta con la situación de otras latitudes, donde hoy estudiantes y educadores se lanzan a las calles contra la privatización y el lucro de la enseñanza y a favor de la educación pública y gratuita, un derecho conquistado hace más cinco décadas en Cuba y ahora es campo de importantes transformaciones en aras de elevar la calidad y responder en mayor medida a las necesidades nacionales y del territorio.

Sobran ejemplos por estos días, como las intensas movilizaciones que viven diversos países suramericanos. Gremios y asociaciones del sector educacional de Argentina, Chile y Perú, así como del ámbito de la ciencia en Colombia, salieron a las calles en reclamo de derechos sindicales y sociales.

“Paramos porque seguimos sin respuestas del Gobierno…, mientras nos culpan a los maestros de todos los males de la sociedad”, explicó Jorge Adaro, al frente de la Asociación de Enseñanza Media y Superior.

Telesur reportó a finales de agosto que desde hace dos meses los profesores peruanos también están en huelga nacional. El objetivo de la movilización es expresar solidaridad con gremios sindicales que realizan protestas, paralizaciones y huelgas, frente a las medidas antipopulares del gobierno neoliberal de Pedro Pablo Kuczynski, que afectan enormemente a trabajadores y al pueblo, señalaron los organizadores de la marcha en Lima.

Por esas profundas diferencias septiembre llega para los cubanos con la feliz algarabía de niños, adolescentes y jóvenes que siempre tienen asegurada aula, maestros, avanzados laboratorios y otras oportunidades para continuar sus estudios o iniciarlos confiados junto a la familia, en inolvidable acontecimiento para toda la sociedad.

Educación Isla de la Juventud
Diego Rodríguez Molina
Diego Rodríguez Molina

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana. Tiene más de 40 años en la profesión

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *