Desafíos en el Comercio

Foto: Internet

No pocas inquietudes suscitó el hecho de que las bodegas y supermercados del territorio abrieran este primero de noviembre para la venta de la canasta familiar normada, y no solo entre los pobladores sino también en los trabajadores.

La decisión no dejó de sorprender porque hasta entonces lo peculiar era el adelanto de “cuota”, como comúnmente le llamamos, pero el perfeccionamiento del sector está en estos momentos en el centro de las prioridades del Ministerio de Comercio Interior, junto al seguimiento o atención permanente a programas que impactan en la calidad de vida de los cubanos.

Este proceso, previsto para concluir en el 2021, tiene como propósitos primordiales perfeccionar la Empresa Estatal Socialista, como exige la actualización del modelo económico, y potenciar la autonomía de los municipios, tal cual señala la Constitución de la República, en aras de brindar al consumidor el servicio que merece.

Ello tiene que ver, además, con el afán de irles cerrando el cerco a quienes se aprovechan del “río revuelto” para sacarle mayores dividendos a su pesca, incurriendo en hechos delictivos y corrupción, con cuantiosas pérdidas al Estado; por lo que no pocos en la Isla han sido sometidos a procesos penales.

Foto: Karelia Álvarez Rosell

Si la noticia de despachar la canasta el domingo por haber sido el primer día del mes en curso causó rechazo en algunos trabajadores, quizá respondió a la falta de comunicación, motivación y conocimiento de cuanto acontece en el ramo, que como otros en el país están llamados a atemperarse a los tiempos actuales.

Todo lo anterior debe llamarnos a la reflexión. Cuba anda inmersa en cambios y perfecciona la Empresa Estatal Socialista para que desempeñe el rol que le corresponde y la Empresa de Comercio, Gastronomía y los Servicios no escapa de esas transformaciones.

Muchos son los desafíos. A la falta de incentivos en varios colectivos se ha sumado durante años el deterioro de componentes éticos, morales y políticos en obreros yadministrativos, en lo cual urge ocuparse con mayor urgencia.

Sí, porque este proceso de reordenamiento –que no es quimera sino realidad– conlleva transformación del capital humano, fortalecer las competencias y requisitos de los cuadros designados para dirigir los establecimientos.

De ahí que la superación y capacitación del personal constituya una de las prioridades. Tengo dominio del curso al cual se sometieron varios administradores de unidades gastronómicas, pero no es suficiente, debe ser más abarcador y en tales empeños hay que tener en cuenta el protagonismo de los jóvenes, como relevo natural.

Otro reto será dinamizar el comercio electrónico y asegurar la gestión de cobro y pago por esa vía. Ese propósito seconsolida en las tiendas de materiales de la construcción y Mercados Ideales, pero hay que extenderlo a bodegas para crearle facilidades a la familia y estar a tono con el ordenamiento monetario.

Reordenar la red, incluso, en medio de un panorama complejo sobre todo por el desabastecimiento generado por la crisis mundial, la pandemia y la persecución financiera estadounidense, va muy en serio porque busca dignificar el Comercio y mejorar los servicios a la población con el incremento de ofertas y la calidad, lo que repercutirá de manera positiva en la protección al consumidor.

Isla de la Juventud Opinión
Karelia Álvarez Rosell
Karelia Álvarez Rosell

Licenciada en Defectología en la Universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo con más de 30 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *