Dengue: un peligro que debemos evitar

0820-dengue.jpg

La Habana, 20 ago (ACN) La proliferación del Aedes Aegypti en las Américas desde hace casi cuatro décadas, ha hecho que las arbovirosis, específicamente, las trasmitidas por ese mosquito hayan cobrado una importancia capital en la morbilidad de estas enfermedades.

Entre ellas el dengue continúa siendo un problema de salud pública en esa región a pesar de los esfuerzos de los Estados para contenerlo y mitigar el impacto de las epidemias.

Según cifras de las organizaciones Panamericana y Mundial de la Salud (OPS/OMS) hasta el 9 de agosto del presente año la enfermedad supera los dos millones de casos en la región, de ellos 723 defunciones y Brasil tiene un millón 747 mil 528 casos, con 485 fallecidos.

También le siguen los que más casos sospechosos reportan hasta esa fecha Colombia, Nicaragua, México, Honduras, Venezuela y Guatemala.

Es una enfermedad infecciosa sistémica y dinámica, puede cursar en forma asintomática o expresarse con un espectro clínico amplio que incluye las expresiones graves y las no graves, aclaró a la Agencia Cubana de Noticias el doctor Osvaldo Castro, médico internista del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK).

Aunque el Aedes aegypti es transmisor del zika, el chicungunya y la fiebre amarilla, el dengue es el que más mata, por lo cual es importante que la población conozca sobre sus síntomas y signos porque
es imprescindible que participe también en su autocuidado y acuda a los servicios de salud a solicitar atención médica en el momento oportuno, alertó el también jefe del servicio de Medicina en la referida institución.

Hay un momento de la enfermedad cuando aun aplicando terapéuticas adecuadas ya no es posible recuperar al paciente, la población tiene el falso concepto de que la mayoría de los casos de dengue no se
complican, ni agravan, pero hay una pequeña cantidad que si lo hacen y pueden morir, enfatizó.

El doctor Osvaldo Castro alertó que todas las enfermedades crónicas, las cardiovasculares, las respiratorias, las renales, las hepatopatías, son factores de riesgo asociadas a mayor severidad.

Las personas que padecen otras dolencias  tienen más posibilidades de contagiarse, a lo cual le llaman condiciones especiales asociadas a la infección por dengue.

En este grupo están las edades extremas, es decir los niños pequeños, pero también los adultos mayores y las enfermedades crónicas, la diabetes mellitus, la hipertensión arterial, sobre todo el consumo de medicamentos antihipertensivos puede entorpecer el manejo de los casos cuando ocurren las complicaciones, la más temida es el shock por dengue, recalcó.

Precisó el experto que los hipertensos durante la infección por dengue deben dejar de tomar los fármacos,  mientras en el caso de los epilépticos se mantienen las dosis de los anticonvulsivantes.

La aspirina no se recomienda como antipirético porque precisamente el factor de antiagregante plaquetario contribuiría a agravar la tendencia a los sangrados que ocurren en los enfermos con dengue, en estos casos se indica el paracetamol, y la dipirona, aclaró el entrevistado.

Dengue tiene una primera etapa de fiebre que dura entre dos y cuatro días, acompañada de síntomas como dolor de cabeza, detrás de los ojos, en la espalda, musculares generalizados, trastornos del
gusto, falta de apetito, náuseas y erupción en la piel.

Sin embargo, a partir del tercer o cuarto día cuando va a ocurrir la caída de la fiebre, el paciente se puede agravar, a diferencia de otras enfermedades infecciosas, aparece la complicación fundamental
que es la extravasación del plasma, ese líquido de la sangre se escapa hacia un tercer espacio y como consecuencia se reduce el volumen de la sangre, y origina el shock, aseveró.

Los signos de alarma que indican que el paciente va a agravar son el dolor abdominal intenso y mantenido, vómitos reiterados, un decaimiento marcado, somnolencia, irritabilidad, sobre todo en los
niños pequeños.

También puede producir diarreas, no siempre está presente la fiebre, por lo general, los que agravan son los que tienen una fase febril bien reconocida, recalcó.

Son cuatro serotipos del dengue, pero en la práctica es como si fueran cuatro virus diferentes, una persona puede tener en su vida cuatro infecciones por virus dengue, por lo tanto que tenga una previa
no significa que no vaya a tener una segunda, una tercera o una cuarta infección, se pueden tener hasta cuatro contaminaciones por dengue, reiteró.

Cuando el paciente tiene infección secundaria puede ser más grave por un fenómeno patogénico que se llama inmunoamplificacion, donde estos anticuerpos hacen que la infección se produzca con una mayor
severidad y, por lo tanto, los enfermos que tienen una segunda o tercera infección, pueden tener formas clínicas más graves del virus dengue.

Para detectarlo existen pruebas directas que se hacen en la etapa febril, cuando el virus está en la sangre, que es la prueba de PSR en tiempo real y otros exámenes se realizan en la etapa temprana,
subrayó.

Las pruebas serológicas son las que más se usan en el  diagnóstico y la vigilancia y la más común es el IGM, que se recomienda hacer a partir del sexto día; estos anticuerpos empiezan a levantar a partir
del cuarto o quinto día y el sexto ya se detecta entre el 90 y el 95 % de los casos que tienen dengue, apuntó el galeno.

Aseguró el experto del IPK que el dengue sí mata, por lo tanto llamó a estar alertas ante los síntomas y signos de alarma que pueden agravar en pocas horas sino recibe el tratamiento adecuado para que el
paciente no caiga en estado de shock.

Durante la etapa febril la ingestión de jugos, caldos, leche, refrescos y agua es útil para mantener una buena hidratación, además es muy importante el reposo absoluto, pues esta es una enfermedad
sistémica en la cual todos los órganos están afectados, enfatizó.

Cuba posee un sistema de salud organizado, que ofrece atención médica oportuna y evita las complicaciones y las muertes por ese arbovirus.

La enfermedad se trasmite durante la etapa virémica que coincide con la febril y dos días antes de la aparición de la fiebre, o sea que ese es el período de mayor trasmisión, ya después del tercer o cuarto
día es poco probable que se trasmita.

En opinión del doctor Osvaldo Castro la gravedad por dengue es evitable si el médico lo detecta, interpretando adecuadamente los signos de alarma empieza a reponer esas pérdidas de volumen de sangre y, por lo tanto, el paciente no llega a tener shock y a estar grave.

Acudir al médico de forma inmediata cuando tenga síntomas de dengue, es vital porque esta es una enfermedad que puede llegar a matar a las personas jóvenes, niños, con una vida socialmente activa.

Es un riesgo que no debemos correr, sentenció el doctor

Salud
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *