Debate con voz joven

Hasta el momento no pocos deben de haber notado que son en su mayoría personas adultas las más interesadas en adquirir el nuevo Proyecto de Constitución de la República y que incluso, en nuestros medios de comunicación abundan las opiniones de este sector de la población, sin embargo el público joven no parece expresarse igual.

–¿Y es que acaso a los más bisoños no les interesa el futuro de la Patria?-, pudieran algunos preguntarse y para nada concuerdo con ello.

Los jóvenes de 16 años se acercaron por primera vez a las urnas a inicios de año cuando tuvieron lugar las Elecciones y desde ese momento se demostró el compromiso con la continuidad histórica del Proceso Revolucionario.

En estos momentos, el grupo etario comprendido entre los 16 y 23 años aproximadamente, que son nuestros estudiantes de preuniversitario y universidad, tal vez no comprendan del todo la magnitud del contexto en el que nos encontramos, pero depende de quienes sí conocen, orientar su visión en pos de garantizar que todas las voces sean escuchadas durante los debates populares.

De acuerdo con el propio concepto de Revolución que nuestro Líder Histórico Fidel Castro enunciara, toca cambiar todo lo que debe ser cambiado y hacia eso nos encaminamos.

Como todo proceso en constante desarrollo, las transformaciones que se han llevado a cabo en la nación durante los últimos años y que responden al más firme interés del Gobierno y el Partido de ampliar el desarrollo político económico y social de Cuba, deben ser comprendidas en nuestra Carta Magna, de ahí que la norma jurídica establecida en 1976 ya no sea todo lo avanzada que se amerita.

Asuntos de inmensa importancia como lo son la ciudadanía, el matrimonio, la mayor autonomía de los municipios se comprenden en este nuevo proyecto y por ende pueden ser, seamos claros, temas muy polémicos, pero resulta imprescindible hacer comprender a nuestros jóvenes la necesidad de su participación en el análisis.

La constitución del ′76 ha acompañado por 42 años a los cubanos, los padres, tíos y abuelos de los jóvenes de hoy han vivido una buena parte de su vida sujetos a ella, pero las generaciones de hoy y las que están por llegar dependen de cuánto pongamos sus mejores intereses en nuestra mira, pues serán los encargados de cumplir con lo que de aquí en adelante se estipule.

La responsabilidad es enorme, entonces el llamado a los jóvenes no puede ser tomado a la ligera. Si con el poder de convocatoria no basta toca ir casa por casa, persona a persona donde haya un joven y hacerle ver la valía de su sentir, tarea que no puede quedar solo en manos de organizaciones políticas y de masa, sino en la de los padres y familiares que son quienes comparten el día a día de estos muchachos.

La Revolución Cubana en muchas de sus etapas ha sido hecha por jóvenes y este es uno de los momentos en los que su papel será decisivo pues quienes mejor que ellos para defender a través de los años lo que el pueblo unido decida.

Cuando este 13 de agosto arrancaron los debates del pueblo, voces de todas las generaciones se alzan por Cuba.

Opinion
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *