De la ONU al barrio: el mismo combate

Cuando en La Habana comenzó este 26 de septiembre el 9no Congreso de los CDR y en Naciones Unidas el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez levantó la voz y la verdad de su pueblo y su denuncia al cruel bloqueo de Estados Unidos, los pineros hacían de los preparativos de las fiestas Esperando el 28 de Septiembre y de estas, otra alegre e inolvidable jornada.

Foto: Yesmani Vega Ávalos

Fue como si los tres escenarios, el de la ONU, el del Congreso y el de los barrios, se fundieran en el mismo combate al calor del cual naciera uno de los sistemas de vigilancia colectiva más originales en el mundo, surgidos del pensamiento de Fidel, y que a 58 años de creado, demuestra su acierto y vitalidad contra el mismo y brutal enemigo.

Los tres ámbitos fueron y son trincheras del mismo frente de batalla, encabezada hoy por las nuevas generaciones, tan comprometidas como las precedentes con afianzarla labor cederista y hacer de Cuba, sencillamente, un país mejor en todos los ámbitos.

Pero los continuadores de las conquistas no solo estuvieron en el magno evento habanero ni en las cuadras, donde asumen las riendas de comités y otras organizaciones, sino también en la ONU con un Presidente joven que no teme a emperadores ni a sumisos.

“El cambio generacional en nuestro gobierno no debe ilusionar a los adversarios de la Revolución. Somos la continuidad, no la ruptura”, aclaró desde su primer discurso en ese foro mundial, durante el 73 Periodo de Sesiones de la Asamblea General.

“El pueblo cubano –enfatizó– jamás regresará al pasado oprobioso del que se liberó con los mayores sacrificios, durante 150 años de lucha por la independencia y la dignidad plena. Por decisión de la abrumadora mayoría de las cubanas y los cubanos, daremos continuidad a la obra emprendida casi 60 años atrás”.

Así dijo entre otras verdades, mientras aquí sobraban razones para celebrar unidos en los tradicionales festejos de este jueves Esperando el 28 con alegría, música, bailes, la tradicional caldosa, símbolos patrios, iniciativas populares y cuadras engalanadas.

No fue un jolgorio más, sino compromiso de continuar las misiones asignadas a los CDR, apoyo compartido a lo expresado por nuestro Presidente en Nueva York y respaldo a las decisiones de un 9no Congreso con la presencia de Raúl y dedicado al eterno joven rebelde, que comenzó mucho antes en cada barrio, concluyó este 28 para emprender una nueva etapa y envió al mundo categórico mensaje de lealtad y fortaleza.

Son tres escenarios del mismo combate que sigue a la conquista del porvenir.

Otras de la Isla de la Juventud
Diego Rodríguez Molina
Diego Rodríguez Molina

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana. Tiene más de 40 años en la profesión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *