De acusado devino acusador

Frente al Tribunal de Urgencia que lo juzga aparte de las sesiones del juicio de la Causa 37, Fidel Castro Ruz asume su autodefensa
–más de dos horas– y denuncia los crímenes cometidos por la soldadesca contra sus compañeros arrestados el 26 de Julio y los problemas sociales que afectan el país.

Ese 16 de octubre de 1953, en la salita de estudio de las enfermeras del hospital civil santiaguero Saturnino Lora, el joven líder con argumentos irrebatibles de acusado deviene acusador:

Manifiesta la necesidad de luchar por alcanzar el poder político para resolver los males existentes en la nación resumidos en los problemas de la tierra, la industrialización, la vivienda, el  desempleo, la educación y la salud (…).

El líder de la Generación del Centenario proclama a José Martí, a su pensamiento y acción como el Autor Intelectual del Moncada y enfatiza: “(…) Céspedes, Agramonte, Maceo, Gómez y Martí fueron los primeros nombres que se grabaron en nuestro cerebro (…); se nos enseñó que el Titán de Bronce había dicho que la libertad no se mendiga, sino que se conquista con el filo del machete (…)Y no cupo duda de que aquel hecho era la continuidad histórica de nuestras guerras de independencia”.

En las palabras finales de su alegato, expresa: “Condenadme, no importa, la historia me absolverá”. Casi sin deliberar, el Tribunal dictaminó 15 años de prisión. Llega al siguiente día a la cárcel de Isla de Pinos, donde están sus compañeros de lucha y donde reconstruye su alegato jurídico político La historia me absolverá, nombrado después el Programa del Moncada, para su reproducción y circulación clandestina.

A 67 años del líder histórico asumir su autodefensa distinguida por su carácter democrático, popular, antimperialista que une y eleva la conciencia política del pueblo, la historia lo absolvió al cumplirse con creces el Programa del Moncada.

Historia Isla de la Juventud
Mayra Lamotte Castillo
Mayra Lamotte Castillo

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana; tiene más de 40 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *