Cuando sea grande quiero ser como mi madre

Foto: Elizabeth Sánchez Matos (*)

No te preocupes, yo vuelvo pronto, fueron las palabras que dijo mi mamá antes de marcharse, pues se iría a cumplir misión como parte de la brigada médica Henry Reeve.

Durante dos meses y medio sentí muy hondo esa frase tan popular de que las madres son lo más preciado del mundo y es que, al no tenerla cerca te das cuenta cuanta falta te hace.

Sus exigencias, su risa y hasta la forma en que camina fueron látigos en mi memoria que día a día golpeaban mi mente cada vez que pensaba en ella. No solo por el hecho de extrañarla sino por el miedo de que contrajera esa terrible enfermedad que tanto daño causa en el mundo, pero en un abrir y cerrar de ojos, como quien dice, ya estaba con nosotros.

Foto: Elizabeth Sánchez Matos (*)

Su llegada fue algo inusual, pues creo que ni ella misma se esperaba tan emotivo recibimiento, no paraban de aplaudirle y felicitarla. Todos en la calle me decían: oye vi a tu mamá en el televisor, debes estar orgullosa y así es, el orgullo tan grande que siento no se puede describir con palabras.

Este miércoles al recibir el reconocimiento por parte de los Comité de Defensa de la Revolución y la Federación de Mujeres Cubanas, así como de contar con la presencia de las máximas autoridades del municipio me percaté que mi madre ya no es esa enfermera tímida que trabaja en el hospital Héroes de Baire, ahora es sin duda alguna una de las exponentes de valentía que pueda existir.

Foto: Elizabeth Sánchez Matos (*)

De chiquitos siempre decimos que al crecer seremos como nuestros padres y es que de una forma u otra son nuestro ejemplo, nuestro paradigma, nuestra meta a alcanzar en un futuro. Como ven yo no soy enfermera, aspiro a ser periodista, pero le agradezco infinitamente a ella por haberme incitado a serlo, pues de lo contario no hubiera podido dedicarle estas palabras. Por eso sigo diciendo que cuando sea grande quiero ser como mi madre, en valor y entrega.

(*) Estudiante de Periodismo

Isla de la Juventud Salud
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *