DÍA DE LOS ENAMORADOS

Cuando el sol nace dentro de ti

Foto: Marianela Bretau Cabrera

Este es mi quinto febrero más feliz del planeta, donde cabe lo original, platónico, intenso y hasta el etcétera. Un mes donde afloran los sentimientos más sublimes y los amantes y amigos celebran con postales, cartas, regalos y sorpresas en la fecha marcada también como el Día de San Valentín, en alusión al sacerdote que casaba a las parejas enamoradas a pesar de la prohibición de las autoridades romanas.

Todos los días al despertar le dedico mi primer pensamiento a él, mi primer gran amor, que me enseña tanto, sobre todo a superarme cada momento. Recuerdo ahora nuestro primer 14 de febrero juntos ¡estaba tan lindo! lucía irresistible con esa chaqueta que traía puesta, todas lo querían pero él solo tenía ojos para mí, y como buen goloso deseaba mi dulce, refresco…yo le regalé globos en medio de la fiesta.

El segundo febrero no fue festivo, estuvo muy enfermito y lo cuidé y mimé sin cordura entre medicamentos, inyecciones, llantos, inapetencias y noches sin dormir. En esa ocasión no lo celebramos, pero de que crecía el amor, crecía, él mío, yo de él y en mis entrañas se formaba otro ser llenito de luz.

Para el tercero éramos cuatro. Uno reclamaba mi atención constantemente y el otro no me soltaba ni un minuto, mi tiempo era de ellos, yo no existía para mí, me absorbían completa, pero era extraordinariamente feliz, como suele sentirse uno cuando los sentimientos más puros inundan tu alma.

Al siguiente calendario, los piecitos de uno están sobre mí y del otro lado, unos bracitos me abrazan cálidamente. Son mis dos soles y lunas, que me hacen reír, llorar, gritar y hasta etcétera…en ellos cabe mi Tierra, hogar, dicha y tranquilidad.

Hace cinco años que febrero tiene una connotación diferente para mí porque no necesito el Día del Amor y la Amistad para regalarles caramelos y poemas a mis amores y recibir a cambio dibujos y canciones. Cada noche antes de dormir me dicen: “¡Buenas noches, mamá, que tengas dulces sueños!”…y yo me enamoro cada vez más.

Hagamos de este mes una ocasión especial para hacer florecer el cariño y las pasiones hacia aquellas personas importantes en nuestra vida, no solo los hijos, también la pareja, familiares, amistades verdaderas, compañeros de trabajo y al ser especial que dibuja amorosamente los latidos de tu corazón cada día, cuando sientes que el sol nace dentro de ti.

Isla de la Juventud
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *