A 60 AÑOS DE SU MUERTE

Cristino Naranjo, hombre de confianza de Camilo

Archivo

De pura extracción popular la infancia de Cristino Naranjo Vázquez estuvo marcada por las carencias, queda huérfano de madre a los ocho años y al ser el mayor de siete hermanos ayuda al sostén de la familia al incorporarse a las labores agrícolas junto al padre.

Ni remotamente aspira al estudio porque en Tagua, Palmarito de Cauto, en Oriente, donde nace el 15 de diciembre de 1929 no existían escuelas; entonces estaba en el poder el sanguinario Gerardo Machado Morales, quien implantó una dictadura criminal.

Es Naranjo Vázquez un joven con inquietudes revolucionarias que ingresa al Ejército Rebelde en 1957, sirve bajo las órdenes de los comandantes Ernesto Che Guevara de la Serna y Camilo Cienfuegos Gorriarán, termina la guerra de liberación nacional con el grado de capitán y el dos de enero de 1959 toma el edificio de La Periquera, en Holguín.

Meses después el Señor de la Vanguardia solicita el traslado del combatiente hacia La Habana –por ser uno de sus hombres de máxima confianza–. Luego lo nombran jefe del batallón de seguridad del Estado Mayor del Ejército Rebelde.

Ante la traición de Hubert Matos Benítez, en Camagüey, Cristino figuró entre los oficiales que, dirigidos por el Héroe de Yaguajay, aplastaron la conspiración contrarrevolucionaria y al desaparecer Camilo en el pequeño avión Cessna 310 participó incansablemente en su búsqueda.

El 12 de noviembre de 1959, cuando iba a entrar a Ciudad Libertad por la parte norte, un capitán traidor lo asesinó a él y a su chofer Luis Nieves Peña. Cristino fue ascendido póstumamente al grado de Comandante y al cumplirse 60 años de su muerte sigue siendo faro de las nuevas generaciones fieles a la Revolución.

Historia Isla de la Juventud
Mayra Lamotte Castillo
Mayra Lamotte Castillo

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana; tiene más de 40 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *