DÍA DE LAS VÍCTIMAS DEL TERRORISMO DE ESTADO

Crimen en la memoria

La algarabía era tremenda en la aeronave civil de Cubana de Aviación cuando cumplía el vuelo Barbados-Kingston-La Habana, al subir los atletas del equipo nacional juvenil de esgrima, ganador de todas las medallas de oro del Campeonato Centroamericano y del Caribe de esa disciplina, celebrado en Venezuela.

Foto: Archivo

Quizá por eso, aquel miércoles seis de octubre de 1976, nadie reparó en los venezolanos Hernán Ricardo y Freddy Lugo, quienes ocuparon asientos solo por breves minutos: montaron en la República de Trinidad y Tobago, colocaron las bombas y se bajaron en Barbados.

Fueron contratados por los terroristas de origen cubano Luis Posada Carriles y Orlando Bosch Ávila, autores intelectuales del crimen.

El avión quedó envuelto en llamas a los diez minutos de su despegue del aeropuerto Seawell, en Barbados, y la tripulación reportó a la torre de control las explosiones abordo. El piloto hizo un giro de la nave para regresar e impedir que cayera sobre una playa llena de bañistas, antes de estallar en pleno vuelo y hundirse a unas millas de la costa barbadense.

Así evitó la pérdida de más vidas que las de los 73 pasajeros y tripulantes: 57 cubanos, entre ellos un Héroe Nacional del Trabajo, el capitán y piloto al mando Wilfredo Pérez Pérez, 11 guyaneses –la mayoría estudiantes becados en Cuba– y cinco coreanos.

La política canallesca del terrorismo de Estado fraguada contra Cuba la ejecutaban organizaciones contrarrevolucionarias entrenadas por la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos. Esta nación era la única  responsable del luto en los hogares cubanos y su complicidad imperial se demostró al  ofrecer impunidad y proteger a quienes persistían en emplear la violencia.

En el discurso pronunciado por Fidel en el acto de despedida de duelo en la Plaza de la Revolución el 15 de octubre, subrayó: “No podemos decir que el dolor se comparte. El dolor se multiplica. Millones de cubanos lloramos hoy junto a los seres queridos de las víctimas del abominable crimen. ¡Y cuando un pueblo enérgico y viril llora, la injusticia tiembla!”

Han transcurrido más de cuatro décadas y el crimen de Barbados permanece en la memoria de familiares y el pueblo que rinden tributo y depositan ofrendas florales en honor a esas víctimas del  sabotaje. A su vez en el 2010 el Consejo de Estado declaró Día de Conmemoración Oficial el seis de octubre de cada año y lo instituyó Día de las Víctimas del Terrorismo de Estado.

Historia Isla de la Juventud
Mayra Lamotte Castillo
Mayra Lamotte Castillo

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana; tiene más de 40 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *