Crédito para la política bancaria (II y final)

Caricatura de Osmany Castro

“Quedé súper satisfecha con el crédito, quisiera pedir otro”…sonríe y prosigue “si no es así no lo hubiera podido hacer porque mi salario alcanza para cubrir necesidades diarias pero no para hacer un baño y una cocina nueva”, alegó la joven Yenyxell Madrazo Jiménez, una de las beneficiadas de los 856 créditos otorgados y vigentes en el 2017.

Las especialistas del Banco Popular de Ahorro (BPA) entrevistadas en el anterior trabajo periodístico informaron que la compra de materiales de la construcción y el pago de mano de obra constituyen los conceptos más solicitados en la Isla para el crédito bancario por parte de personas naturales.

Yunaisy Álvarez Arencibia también fue favorecida con la Nueva Política de Créditos en vigor desde diciembre de 2011. Ella pudo hacer el portal, resanar y dar fino a casi todas las paredes, reparaciones en el techo, instalar tanques de agua y pintar su casa gracias al préstamo bancario.

“El banco te concede el crédito según tu capacidad de pago y con el salario que percibo me alcanzaba para un préstamo de 20 000 pesos con lo que pude cubrir el 70 % de las necesidades que tenía en mi vivienda. Así pude comprar losas hexagonales, arena, recebo, bloques, cabillas, tanques, pintura, entre otros”, precisó la residente en La Fe, Yunaisy Álvarez.

“Fui viendo en las tiendas los materiales que necesitaba –agregó Yenyxell Madrazo-, por suerte en ese tiempo estaban más estables (aproximadamente un año atrás). Primero hice el baño y luego la cocina, iba a los puntos de venta (en el rastro o en Trd) reservaba el pedido para la construcción y me daban una factura a entregar al banco para que emitiera el cheque para pagar los productos.

“Así fui comprando el cemento, los azulejos, juego de sanitario nuevo, puerta, el piso para la cocina, artículos de plomería. Si aprovechas bien el crédito puedes distribuir mejor los gastos. Es una realidad que a veces los materiales que precisas no están disponibles y se hace difícil su adquisición, pues como el préstamo es en cheque y no en efectivo… pero bueno, es una bondad que te da el banco de resolver parte de tus necesidades”, asegura esta vecina de Nueva Gerona.

Yunaisy por su parte dice que en otro momento podrá solicitar otro crédito “pues el banco te da la posibilidad de volver a pedir un préstamo una vez hayas amortizado un gran por ciento de la deuda, siempre presentando dos fiadores y todas las garantías que la entidad bancaria requiere”.

Disímiles son las opiniones respecto al tema, varias personas alegan la no tenencia de dos codeudores o cuentas bancarias que respalden el crédito, por tanto se les dificulta muchísimo solicitar un préstamo que les ayudar mejorar constructivamente su casa o adquirir equipos de cocción de alimentos, imprescindibles en un hogar.

La inestabilidad existente en el Municipio de materiales de la construcción en los distintos puntos de ventas incide de manera directa en las solicitudes de financiamiento. La mayoría no se arriesga porque hay regulaciones a tener en cuenta como la de utilizar el dinero en el plazo de un año, de no hacerlo el banco te retira el efectivo.

No obstante, para los favorecidos con esta política crediticia, resulta satisfactorio contar con ese financiamiento, pues el banco presta el crédito, lo utilizas y le vas devolviendo el dinero por mensualidades en un período de tiempo determinado.

“Con el salario no podemos hacer la cantidad de cosas que requerimos realizar en nuestras casas, sin embargo con el crédito  resolvemos nuestras situaciones. De esta manera no se siente tan afectada la economía familiar, ya que puedes seguir utilizando parte de tu salario para cubrir otras necesidades y, a la vez, hiciste las obras en tu casa y pagas el crédito, todo al mismo tiempo”, concluye Yunaisy Álvarez.

Yenyxell Madrazo por su parte convoca: “Incito a las personas a que pidan el crédito, pero que lo hagan responsablemente y cumplan lo pactado con el banco”.

 

Isla de la Juventud
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *