Coyuntura energética, ¿excusa para la suciedad?

La compleja situación energética que atraviesa el país es una realidad que ha servido en algunos casos para fomentar la unidad del pueblo y el uso racional de los recursos. Sin embargo, no ocurre así en todos los escenarios.

Hablaremos en específico sobre la higiene comunal. A estas alturas conocemos que los ciclos de recogida de desechos sólidos son apoyados por trabajadores por cuenta propia en carretones de caballo, aunque ello no es suficiente.

Es esta la principal razón por la cual el resurgir de microvertederos –por solo citar un ejemplo, el de Sierra Caballos crece a un ritmo acelerado– no puede volverse una constante.

Por un lado, la cultura de higienización ganada estaría dando un gran retroceso y por otro, las condiciones no son óptimas para hacer que el uso de la maquinaria destinada a la recogida sea tan rutinario como se requiere.

Ello sin contar que las lluvias aparejadas a estos meses del año han agravado la situación epidemiológica y cada microvertedero se transforma en un posible foco de mosquito Aedes aegypti
–con alto riesgo en la actualidad–, y hace más vulnerable el área donde están enclavados ante brotes diarreicos y otras enfermedades.

Urge de nuevo apelar a la conciencia social. No es posible que los colectores estén a medio llenar y la basura pulule en sus alrededores.

Son tiempos para, de forma individual, hacernos responsables de los desechos que generamos y en la medida de lo posible, de su consecuente depósito en los lugares establecidos.

Velar por mantener la higiene del área urbana no es tarea exclusiva de los trabajadores de la Empresa de Servicios Comunales o de los especialistas de Salud Pública, esta labor atañe a todos.

Del cuidado que tengamos en contextos como este dependerán el estado de salud de la población y el bienestar espiritual, pues a nadie le puede hacer sentir bien el vivir rodeado de suciedad.

Preservar la estética es una misión importante en la que a veces no reparamos. Esta es una forma de pensar como país ante la convocatoria de la máxima dirección del Gobierno.

Cerrar el cerco a quienes se empeñan en destruir la imagen del territorio a través de mayor control y vigilancia o incluso de la aplicación de decretos leyes no puede quedarse solo como recomendación en reuniones.

El ahorro energético es una prioridad, pero ello no es excusa para obviar otros temas de igual relevancia para el desarrollo social del Municipio. Estemos alertas y pongamos un poco de nuestra parte en eliminar los microvertederos, de seguro el entorno de la Isla nos lo agradecerá, en especial quienes disfrutamos de ese espacio lleno de singularidades que no dejan de elogiar muchos visitantes.

Foto: Gerardo Mayet Cruz
Opinion
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Colaboradores:

One Reply to “Coyuntura energética, ¿excusa para la suciedad?

  1. Muy a tiempo este tema y de la necesidad de combatir todo lo mal hecho. El ejemplo es de Sierra caballos, pero si salimos de Gerona lo encontraremos en varios poblados. La limpieza e higiene de un lugar dice mucho de su cultura y sobre todo de esa que llamamos cultura del detalle. Pensar como país y actuar en correspondencia debe pasar por analizar si sería más conveniente elaborar vehículos recolectores sencillos de hasta 2 metros cúbicos con tracción animal para aquellos poblados de la periferia y más allá. Que sean activos fijos de la empresa de comunales y contratar personal para la tarea. De seguro sería más económico y saludable que el petróleo que consume el equipo que rota por toda la Isla y vacia esos “monumentos” llamados basureros portátiles. El país lo agradecería.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *