COVID-19 en el mundo: China sueña ya con la normalidad; Italia y España viven la tragedia

Varios niños juegan en un parque de Pekín. Foto: AFP

En el primer día de la primavera en el hemisferio norte, y por tercer día consecutivo, China no ha detectado nuevos contagios de coronavirus en su territorio, según los datos de la Comisión Nacional de Sanidad. Únicamente ha declarado 41 casos “importados” del extranjero –entre viajeros que llegan procedentes de otros focos–, un número récord que hace que estos casos se eleven ya a 250.

En total, desde el comienzo de la epidemia hace tres meses, este país ha detectado más de 81.000 casos, de los que más de 3.200 han fallecido y más de 71.000 han recibido el alta, según las cifras oficiales.

En Pekín, la vuelta a la normalidad es cada vez más palpable, aunque aún dista mucho de alcanzarla por completo. Autobuses y metros aún circulan semivacíos; los taxis, forrados por dentro de plástico protector y con sus conductores armados de desinfectante. Las barreras que impiden el acceso a barrios enteros para quienes no sean residentes continúan en pie. Los colegios siguen cerrados y aún no hay fecha para su reapertura, que será el gesto definitivo de que todo ha pasado.

En el mundo, más de 308.000 personas se han contagiado, más de 14.000 han muerto y se han recuperado 93.000. El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, endureció el sábado el confinamiento del país, que suma 5.476 fallecidos y más de 50.000 contagios, y ordenó el cierre de “cualquier actividad productiva que no sea esencial”. En Alemania han quedado prohibidas las reuniones de más de dos personas, pero no se ha decretado el confinamiento.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha decidido “ampliar el estado de alarma otros 15 días”, hasta el 11 de abril, una medida que tiene que aprobar el Congreso. El Ejecutivo ha ordenado reforzar, además, el papel del Ejército para garantizar las infraestructuras críticas y dar apoyo logístico para la distribución del material sanitario. Sánchez ha insistido en que “lo peor está por llegar y pondrá al límite nuestras capacidades”. Más de 400 personas han fallecido con coronavirus en las últimas 24 horas en España, donde ya hay 1.813 muertos y 29.909 contagiados, según datos cruzados del Ministerio de Sanidad y las comunidades

El coronavirus avanza en EE.UU.: más de 400 muertos y más de 33.000 infectados

Un pasajero con mascarilla en el Aeropuerto Internacional de Miami (Florida, EE.UU.), el 21 de marzo de 2020. Foto: Reuters

Los infectados por coronavirus en EE.UU. ascienden ya a 33.073 casos, mientras que la cifra de muertos se ha elevado a 416, según los últimos datos de la Universidad de Johns Hopkins (EE.UU.).Nueva York es el estado más afectado hasta ahora por la pandemia, con 117 muertes. Washington acumula 94 casos letales, mientras que en California se han registrado hasta la fecha 30 muertes.

Entretanto, el vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, ha anunciado que al menos 254.000 estadounidenses se han sometido ya a la prueba del covid-19 y han recibido los resultados. Más de 30.000 personas han dado positivo, indicó Pence, precisando que esos números no incluyen hospitales locales o laboratorios privados que han realizado pruebas.

Canadá, primer país que renuncia a participar en JO de Tokio

Imagen de la llama olímpica en Tokio. Foto Afp

Canadá “ha tomado la decisión oficial de no enviar deportistas” a los Juegos Olímpicos de Tokio este verano (boreal) debido a la pandemia del nuevo coronavirus, anunciaron el Comité Olímpico Canadiense (COC) y el Comité Paralímpico Canadiense (CPC).

“El COC y el CPC solicitan al Comité Olímpico Internacional, al Comité Paralímpico Internacional y a la Organización Mundial de la Salud postergar los Juegos por un año”, apelaron ambos organismos canadienses en un comunicado conjunto, apoyados por sus comisiones de atletas, las organizaciones deportivas nacionales y el gobierno de Canadá.

La peor jornada en España: 462 fallecidos en solo 24 horas

España ha llegado a una cifra alarmante de infectados por la COVID-19. Foto: Sanidad

España ha iniciado la segunda semana de aislamiento con el peor de los datos posibles: la muerte de 462 personas en apenas 24 horas. Es el mayor incremento diario registrado hasta la fecha (hasta un total de 2.182 fallecidos) y confirma lo que las tendencias de los últimos días venían apuntando: que España sigue muy de cerca, aunque unos seis días más tarde, los registros de Italia, el país del mundo más golpeado por el coronavirus.

Frente a esta dura cifra, el coordinador de emergencias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, ha ofrecido algunos argumentos para la esperanza. Uno es que ya se observa cierto “aplanamiento” en la curva de incremento de casos, que desde el domingo han crecido el 14% (4.717 casos más) hasta los 33.089 confirmados. “Se va suavizando progresivamente el aumento que se notifica cada día. Pero todavía no tenemos certeza de haber llegado al pico de la epidemia”, ha añadido.

Son valores que deben ser cogidos con precaución porque el fin de semana hace que “estas tendencias sean muy volubles a los mecanismos de notificación”. Pero son “datos halagüeños que indican que las tendencias ya se están viendo modificadas por las medidas” de aislamiento decretadas, ha añadido Simón, que también ha destacado como otra buena noticia que el porcentaje de enfermos que requieren una cama en la UCI haya descendido del 15% al 13% del total de hospitalizados. Las personas ingresadas en cuidados intensivos son ya 2.355, un 32% más que el domingo.

“Si todo va en la línea que esperamos”, ha seguido el coordinador de emergencias, “es probable que llegue un día no muy tarde que empecemos a desescalar, a reducir progresivamente” las restricciones de movimiento impuestas a la población.

Hasta entonces, sin embargo, el sistema debe mejorar su respuesta en varios puntos críticos que hasta ahora se han visto desbordados por la epidemia. Uno de ellos es la capacidad de hacer pruebas a todos los casos sospechosos, lo que pasa por la extensión de los test rápidos que el Ministerio de Sanidad anunció ya hace una semana.

“Empezaron a llegar el sábado por la noche y se han empezado a distribuir a las comunidades, priorizando las que sufren de una sobrecarga mayor”, ha explicado Simón, sin ofrecer datos concretos. Sanidad destinará primero las pruebas a puntos sensibles del sistema como los profesionales sanitarios y el entorno de las residencias de mayores, que se han visto duramente golpeadas por la crisis, antes de extenderlas al resto de la población.

El número de respiradores, que determina las plazas disponibles en las UCI, también se ha visto reforzado en los últimos días, ha asegurado Simón. Este ha admitido que se han producido “situaciones de alta tensión” en algunos hospitales, principalmente de Madrid, pero se ha mostrado confiado en que la situación mejore en los próximos días. Sanidad ha explicado que la “epidemia va a diferente ritmo” según las comunidades, con algunas de ellas “al límite, pero que ya están solventando” sus necesidades. “Madrid es ahora el centro, pero estos recursos pueden ir moviéndose”, ha afirmado Simón en referencia a los respiradores.

“Los próximos días van a ser cruciales”, ha afirmado Simón, que ha recordado que acercarse “al pico [de incidencia] no implica haber controlado el problema, implica que hay que redoblar los esfuerzos para garantizar que no se da un paso atrás, lo que sería probablemente peor que haber implementado las medidas de una forma más relajada”.

El gran temor es que una retirada precipitada de las medidas de contención dé paso a una segunda oleada de la enfermedad que los expertos auguran peor que la primera. En este sentido, el Gobierno ha destacado la “elevada efectividad” de las medidas adoptadas “que han reducido un 88% el tráfico el fin de semana”, un “40% el transporte pesado” y “un 91% el tráfico transfronterizo”.

El Gobierno defiende que, con estos datos, no es el momento de aplicar nuevas restricciones ni paralizar más la actividad económica. “Nuestro país no es China. Aquí están afectadas todas las comunidades y tenemos que seguir manteniendo una actividad económica mínima que garantice la subsistencia de toda la población a unos niveles dignos” ha defendido Simón.

El 10% de los infectados, 3 355 personas, ya han sido dados de alta tras restablecerse de la Covid-19, mientras 3 910 profesionales sanitarios han resultado contagiados en su puesto de trabajo. Por comunidades, Madrid sigue a la cabeza de los fallecidos, con 1 263. Le sigue Cataluña (245), País Vasco (120), Castilla-La Mancha (145), Castilla y León (102), la Comunidad Valenciana (94) y Andalucía (58).

Fernando Simón también ha adelantado los primeros datos del primer gran estudio realizado sobre el perfil de los fallecidos en España, hecho sobre 805 casos (cerca del 40% del total), que no muestra grandes diferencias respecto a lo ya observado en Italia y China. El 87% eran personas mayores de 70 años, mientras el 7,8% tienen entre 60 y 69 años

La mortalidad es mucho menor en los grupos de edad más jóvenes. Alcanza el 2% entre los 50 y 59 años y el 1% entre los 40 y 49 años, casi siempre asociadas a patologías previas. No se ha producido ningún fallecimiento en niños menores de 10 años, uno en un adolescente menor de 19 años y otros cuatro en personas que estaban en la veintena.

Según este estudio, Simón ha apuntado que el sexo “no es una variable interpretable” ya que aunque hay más hombres entre los fallecidos, las patologías previas asociadas a una mayor mortalidad como la hipertensión, la diabetes o la EPOC también son más comunes entre los hombres.

COVID-19 Mundo Mundo
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *