Cortar por lo sano

MayraPor Mayra Lamotte Castillo

La indisciplina social debe ser atacada siempre desde sus primeras manifestaciones, porque ese hecho que inicia al parecer de una manera leve, luego cobra fuerza y desorganiza hasta estallar de manera desastrosa.

 

guagua-11

Mayra

Por Mayra Lamotte Castillo

La indisciplina social debe ser atacada siempre desde sus primeras manifestaciones, porque ese hecho que inicia al parecer de una manera leve, luego cobra fuerza y desorganiza hasta estallar de manera desastrosa.

Un ejemplo es el incidente ocurrido el sábado ocho de septiembre, en la ruta 436 con salida diez de la noche e itinerario que comprende el reparto Juan Delio Chacón, La Tumbita y La Fe.

Todo comenzó –según relataron algunas personas– por el atrevimiento de dos individuos en estado de embriaguez que intentaron colarse y al impedírselo el organizador de la parada, discutieron y le fueron arriba, mientras el empleado trató de defenderse.

En medio de la bronca, los pasajeros subieron a la guagua, incluso los causantes de la riña, y dentro del transporte continuó el escándalo que solo pudo parar la rápida respuesta y bravura de una mujer corpulenta que andaba con su hija embarazada de nueve meses.

Ella se paró, dio tres gritos y dijo unas cuantas verdades, recibiendo el respaldo combativo y revolucionario de otros pasajeros, porque de no haber sido así, ¿quién sabe lo que hubiera ocurrido?

El chofer firme y sin dejarse amilanar trasladó la guagua hasta la estación de la Policía Nacional Revolucionaria, donde los testigos ofrecieron sus  declaraciones y los borrachos quedaron detenidos, después el transporte público continuó su habitual trayecto.

En mi reflexión acerca del asunto no acabo de entender la razón por la cual estando la Terminal de Ómnibus al frente dejaron de notificar, de inmediato, a la Policía y menos aún por qué permitieron subir a los infractores.

De las 15 rutas existentes en la Isla de la Juventud, en el transcurso del 2012 hay antecedentes de inadecuado comportamiento de los pasajeros en la ruta 440 con destino Argelia-Colony, en el horario de 5:05 de la madrugada el fin de semana, cuando salen del área recreativa La Mecánica y se ponen malcriados, pero no pasan de ahí.

También en la propia ruta 436, en agosto, en el horario de la madrugada y en la última salida, acaecieron sucesos de falta de respeto a los choferes y pasajeros, de negarse a pagar el importe del pasaje y de maltrato al ómnibus, cuestión que bajo ningún concepto se puede seguir permitiendo.

Aunque tengo la certeza de que acontecimientos como los relatados encontrarán el enfrentamiento del pueblo, lo más importante es prevenir e inculcar una autodisciplina desde edades tempranas como el mejor remedio contra el fenómeno de la indisciplina.´

La autodisciplina no se hereda, no nace con la persona; se adquiere a lo largo de la vida con la exigencia, la educación familiar, escolar, y la actividad laboral, pues crean en los seres humanos la conciencia por mantener una buena conducta y acatar las leyes, regulaciones, reglamentos y normas de convivencia social.

Es un imperativo en el Socialismo, el sistema social más justo y humano del orbe, formar a hombres y mujeres disciplinados.

Estoy segura de que como esta periodista, los lectores han tenido o tendrán otras experiencias de este tipo; en tal sentido, llamo a cada quien –sin timidez ni temores– a combatir y cortar por lo sano esas actitudes negativas que pretenden empañar la tranquilidad ciudadana como una de las conquistas de nuestra sociedad.

 

 

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}