Controversia entre la UEFA y una “Superliga” de fútbol privada

La UEFA tomará medidas con los clubes que decidan participar en la Superliga, un evento que entra en conflicto con la próxima Liga de Campeones. Foto: EFE

La Unión de Federaciones Europeas de Fútbol​ excluirá a los clubes participantes en una “Superliga” privada, reafirmó este domingo la instancia que dirige el fútbol europeo, en reacción a las nuevas especulaciones sobre ese hipotético torneo cerrado que entraría en rivalidad con la Liga de Campeones, cuya reforma debe oficializarse el lunes.

“Algunos clubes ingleses, españoles e italianos podrían prever anunciar la creación de una llamada Superliga cerrada”, escribió la UEFA en un comunicado, calificando el proyecto de “cínico”.

“Como fue anunciado anteriormente por la FIFA los clubes concernidos se verían vetados para participar en toda otra competición a nivel nacional, europeo o mundial, y sus jugadores podrían ver negada la posibilidad de representar a sus selecciones nacionales”.

La exclusión con la que amenazan tendría importantísimas consecuencias, ya que los clubes que teóricamente participarían en esa Superliga cerrada están llenos de estrellas internacionales, para las que verse privados de sus selecciones supondría un duro golpe.

Quedaría por ver si una medida así se ajustaría al derecho europeo en materia de competencia, lo que hace presagiar una batalla jurídica si el conflicto se plantea realmente.

El comunicado de la UEFA este domingo llega cuando la organización tiene previsto reunir el lunes a su Comité Ejecutivo para aprobar una profunda reforma de su Liga de Campeones, con la que pretende cortar de raíz la posibilidad de esa Superliga.

Varios medios publicaron este domingo la posible oficialización de un proyecto de Superliga, un asunto que surge y desaparece periódicamente en el fútbol europeo desde hace mucho tiempo y que a menudo es utilizado por los grandes clubes en sus pulsos con la UEFA sobre motivos diversos.

Según The New York Times, gigantes como Real Madrid, FC Barcelona, Manchester United, Manchester City, Liverpool, Chelsea, Juventus y Milan
están concernidos por el proyecto y al menos doce equipos en total han
“firmado para ser miembros fundadores o han expresado su interés”.

La UEFA dio las gracias al resto de clubes, “en particular a los clubes franceses y alemanes, que han rechazado comprometerse en esa vía”.

Eso deja entrever que por ejemplo grandes como el Bayern Múnich y el París Saint-Germain, protagonistas de la final de la pasada Champions League, se
mantienen fieles a la UEFA.

Según una fuente cercana al asunto, tanto Bayern como PSG fueron contactados para sumarse a esa “Superliga”, que tendría a Manchester United, Juventus, Bar a y Real Madrid como principales impulsores.

“Pedimos a todos los amantes del fútbol, a los hinchas y a los responsables políticos que se unan a nosotros para combatir un proyecto así si finalmente
fuera anunciado”, insistió la UEFA, que dijo estar dispuesta a utilizar
“todos los medios al alcance, a todos los niveles, judicial como deportivo”
contra esa Superliga.

Ante la revolución que supondría esa Superliga cerrada, la UEFA aboga por una reforma de la Champions, que sería aprobada el lunes para la etapa que comenzaría en 2024.

Se sustituiría la actual fase de grupos por un mini-campeonato con 36 equipos, destinado a garantizar más partidos y, por lo tanto, más ingresos por derechos de televisión.

Este domingo, varios nombres importantes se sumaron a las voces contra una eventual Superliga, desde el patrón de la liga alemana (Christian Seifert)
al de la española (Javier Tebas), pasando por la  Federación Inglesa de
fútbol o la poderosa Premier League.

Hubo también importantes reacciones políticas.

El gobierno francés señaló a la AFP que el proyecto de Superliga “amenaza
el principio de solidaridad y el mérito deportivo”, mientras que la ministra
de Deportes francesa, Roxana Maracineanu, denunció lo que sería “un club VIP
de varios poderosos”.

El primer ministro británico, Boris Johnson, consideró que sería un
proyecto “muy dañino para el fútbol”.

“Golpearía en pleno corazón a nuestro fútbol nacional y suscitaría la
preocupación de los aficionados en el país”, escribió en Twitter.

Por parte de los hinchas, la red Football Supporters Europe dijo
estar “completamente en contra de un proyecto destinado a crear una
Superliga secesionista”, estimando que un proyecto así sería “el último
clavo en el ataúd del fútbol europeo” al dinamitar sus fundamentos
históricos, principalmente el referente al mérito deportivo para acceder a
las competiciones continentales.

(Con información de AFP)

Mundo
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *