Control, pero sigue la fuga

Foto: Karelia Álvarez Rosell

Hasta lo que va de año en la Isla de la Juventud se han vendido un millón 834 835,59 litros de combustible, mostrándose un decrecimiento con respecto a igual período en el sector estatal, según la Oficina Nacional para el Uso Racional de la Energía (Onure).

Y aunque las ventas en efectivo en el sector privado se incre­mentan a 4 729,22 litros –mientras decrecen en el período los porteadores de una treintena a 15–, todavía se constatan fugas, pues el promedio del diesel en la red de servicentros en el Municipio (dos en Nueva Ge­rona, uno en La Fe y otro en La Demajagua) asciende a 2,5 litros.

Con respecto a la situación que reflejan varias provincias del país, con apenas 0,5 litros, el territorio muestra un panorama mucho más favorable, sin embargo aún no juega la lista con el billete, como se dice en el argot popular.

Foto: Karelia Álvarez Rosell

Hermes Fabio Silva Rodríguez, jefe de grupo del área de inspección y regulación de la Onure, informó que hasta la fecha se han realizado unas 487 acciones de control, de las cuales 92 han obtenido evaluaciones de deficiente.

“En estas analizamos cómo se aplica la Guía del Manual de Portadores Energéticos y entre las entidades con esos resultados se encuentran la Agroindustrial, Mantenimiento a Inmuebles del Poder Popular, Dirección Municipal (DM) de Salud Pública, Constructora Integral y Complejo Especial Cimex.

“También efectuamos visitas de contingencia y han obtenido resultados negativos la DM de la Vivienda, la DM de Salud, el Complejo Especial Cimex, la Cadena del Pan y Gran Caribe.

“Entre las principales deficiencias se encuentran que varias empresas u organismos no se autocontrolan aplicando la Guía del Manual de Portadores Energéticos e incumplimientos de lo establecido en la orden ministerial 863 del 16 de junio del 2015 del Ministerio de Energía y Minas”.

Silva Rodríguez mencionó la falta de control sobre las tarjetas de combustible, evidenciándose irresponsabilidad material sobre estas y combustible consumido sin respaldo de la actividad, manifestándose en equipos que no poseen anexo único.

“De igual manera hemos detectado hojas de ruta donde no se controlan de forma correcta los kilómetros recorridos por los medios de transporte, además de comprobantes de venta sin la firma, la chapa y el nombre del chofer”, cuando existen las resoluciones 184/2000 y 383/2013 del Mitrans para el control y uso de las hojas de ruta y modelos de control para los kilómetros recorridos y combustible abastecido.

“No siempre se hacen los análisis de las desviaciones ni se adoptan las medidas correspondientes en los consejos de dirección o consejo energético”, manifestó Hermes Fabio.

Hizo referencia a las guías de auto­control a aplicarse en las empresas e insistió en que el primer escalón de control es la propia entidad y no los organismos supervisores; los directivos, así como las organizaciones de base de cada centro, deben velar porque se cumpla lo legislado y evitar el robo de portadores energéticos.

Otras de la Isla de la Juventud
Karelia Álvarez Rosell
Karelia Álvarez Rosell

Licenciada en Defectología en la Universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo con más de 30 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *