Control diario para la tranquilidad ciudadana

El delito, las ilegalidades e indisciplinas sociales no tienen día feriado. Ello quedó claro cuando a apenas unos días de iniciado el 2020 se informaba a autoridades y directivos de organismos que pese a que la tasa delictiva decreció durante el pasado diciembre, las cifras seguían sin ser halagüeñas.

Así, los robos con fuerza, hurtos y otras violaciones no quedaban como material exclusivo de los “Tras la huella” y sí como realidad en muchos de los consejos populares de esta Isla, con mayor prevalencia en Pueblo Nuevo, La Fe, Sierra Caballos, Micro 70, Juan Delio Chacón y Abel Santamaría.

Por solo citar algunos ejemplos, los delitos contra la actividad económica del territorio incluían desde afectaciones al ganado vacuno y equino hasta robo, receptación y acaparamiento de elementos de primer orden en el desarrollo local como lo son materiales de la construcción (bolsas de cemento, bloques, cubetas de pintura, azulejos, herrajes de baño, fregaderos, llaves de agua y puertas de aluminio) y comida animal.

Pero, aunque acciones como estas son las que más la población asocia a las violaciones, otras más comunes y socialmente más aceptadas son igual de dañinas.

El desconocimiento es una de ellas. Al cierre del 2019, en inspecciones realizadas por el Cuerpo de Bomberos a 21 objetivos socioeconómicos, fueron encontradas 186 infracciones, algunas muy peligrosas que en mayor o menor medida favorecen el surgimiento y la propagación de incendios y dificultan la evacuación de los medios y materiales, convirtiéndose en peligros potenciales para la vida y los recursos del Estado.

Asimismo las alteraciones al orden público y la promoción de indisciplinas a partir de la reproducción de música estridente, las manifestaciones de exhibicionismo impúdico, el portar armas blancas, la conducción de las llamadas motorinas sin licencia y manejar en estado de embriaguez, obligan a mantener la vigilancia activa en pos de garantizar la seguridad ciudadana.

Cabe señalar también que es responsabilidad de todos el velar por cumplir las normas y no solo de los organismos reguladores. Según datos ofrecidos por el Consejo de la Administración Municipal, cada entidad tiene bien identificadas las deficiencias que les compete supervisar, pero no es lógico que, como sucedió en diciembre, la Unidad de Tráfico señale como constantes la circulación de vehículos de carga y pasaje con Hoja de Ruta desactualizada o sin esta y el tránsito sin Inspección técnica o con esta vencida y que en ello incurran empresas como INRH, Cubataxi, Salud Pública, Empresa Alimentaria, Etecsa, Agroindustrial, Geominera, Logística Agropecuaria, Industrias Locales, Ganadera y Constructora.

O que la DIS encuentre pizarras desactualizadas y productos en mal estado en centros de gastronomía y comedor obrero; mientras que la dirección de Vectores aplicaba en el año 3 183 multas asociadas a desbordamiento de aguas residuales, tanques y cisternas sin tapar e incumplimiento de las normas higiénico sanitarias.

No es una tarea titánica, basta con que cada quien –tanto en el sector estatal como en el privado– haga lo que le toca y así podremos en 2020 tener la tranquilidad de vivir en una Isla más armónica y libre de preocupaciones.

Isla de la Juventud Opinion
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Colaboradores:

One Reply to “Control diario para la tranquilidad ciudadana

  1. Una indisciplina que se ha hecho cotidiana, es poner equipos de música muy alta, casi siempre los que realizan estas conductas son personas que no trabajan, es necesario que el Minint actúe con más severidad contra estas indisciplinas que casi siempre a los infractores les ponen un acta de advertencia y después siguen y se burlan de los que tuvieron el valor de acusarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *