Contribución del uno por ciento aporta 43 millones a Pinar del Río

El restaurante Pio Pío abrió sus puertas con una variada oferta.

Mucho se escucha y se habla sobre el conocido aporte del uno por ciento, pero lo cierto es que, aunque la población conoce sobre su existencia, poco domina sobre su significado, uso y destino. Al respecto, emergen dudas cada día que en menor medida se satisfacen.

Este aporte no es más que la aplicación de un tipo impositivo del uno por ciento sobre los ingresos brutos por las ventas de bienes o prestación de servicios, atribuibles a cada establecimiento o a la propia empresa, sociedad o cooperativa. Siempre y cuando esta genere por si misma tales ingresos, aportándose al presupuesto municipal. Quizás algunos lo vean como un tributo o una imposición, pero lejos de ello, esta contribución beneficia en muchos aspectos a quienes la realizan, pues el dinero se destina con fines de desarrollo en todos los sentidos dentro del territorio.

COMIENZO Y OPINIONES ESPECIALIZADAS

De acuerdo con Lilisbet Cabrera Reyes, jefa del departamento de atención al contribuyente en la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT) en la provincia, esta contribución se implementó para ser captada por los presupuestos municipales, y es hoy responsabilidad de los diferentes consejos de la administración en cada municipio su utilización en función de proyectos de desarrollo que posean características territoriales, siempre a tono con la actualización del modelo económico cubano.

Lilisbet Cabrera Reyes (Derecha), jefa del departamento de atención al contribuyente en la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT) en la provincia de Pinar del Río.

“Precisamente, dentro de sus funciones más específicas se encuentra el respaldo a aquellos gastos más enfocados hacia el progreso comunitario, pues esta es una vía para captar un ingreso adicional, en la que la mitad de lo recaudado se incorpora al balance presupuestario municipal para respaldar gastos corrientes como los de la salud, entre otros, y el resto puede ser utilizado por los gobiernos municipales para dar respuesta a necesidades inmediatas de sus localidades”, aclaró. Mencionó además que tal medida de ingresos ha tenido un impacto muy positivo, ya que anteriormente –aunque existiera la voluntad en el gobierno provincial o en sus homólogos municipales de resolver los planteamientos realizados en las reuniones de redición de cuenta de los delegados– era imposible de realizar, pues no se contaba con el financiamiento necesario. Según Beatriz Carrillo Cabezas, subdirectora de presupuesto en la Empresa Provincial de Finanzas y Precios, la idea comenzó a ponerse en práctica en el 2014 de forma experimental en los municipios La Palma, Los Palacios y Consolación del Sur, siendo este último el único que generó ingresos utilizables por este concepto, que más tarde fueron destinados para el tratamiento al vertedero municipal, pintura a los parques Don Antonio Ferrer y Cruz y José Martí, el mantenimiento a la funeraria y pintura del boulevard, por solo citar algunos ejemplos.

UN APARTE PARA EL ANIVERSARIO 150

Si se habla de contribución territorial, obligatoriamente debe mencionarse la celebración del aniversario 150 del otorgamiento del título de Ciudad a Pinar del Río. Para que se tenga una idea, tan solo el pasado año la contribución para el desarrollo local de las más de 150 empresas establecidas en Vueltabajo, generó al Consejo de la Administración Municipal de Pinar del Río poco más de 7,3 millones de pesos. Gracias a ellos, como parte de los preparativos para celebrar el aniversario 150, se rescataron instalaciones emblemáticas como el hotel La Marina, el cabaré-restaurante El Criollo y los parques Martí y Roberto Amarán, entre otras. Asimismo, unos 84 objetos de obra fueron aprobados en saludo a esa fecha, de los cuales ya buena parte se han podido costear y ejecutar gracias al mencionado aporte.

A la par se restructuraron varios caminos hacia las zonas más apartadas del territorio como el de San Vicente y también el de Magueyes. De igual forma se dio mantenimiento a la carretera hacia el Guayabo que conduce a las comunidades del Plan Turquino, el camino de La Malangueta y el que lleva a la comunidad Hoyo del Guamá. La lista es larga y en ella se plasma la reparación y mantenimiento constructivo de entidades y organismos en las esferas de la salud y la educación, tales como consultorios y escuelas que ya se concluyeron. También las barberías, los salones de belleza y otros servicios ubicados en el casco histórico de la ciudad, la maqueta, un bazar para trabajadores por cuenta propia, el palacio de pioneros y el cine Saidén, se incluyeron. En ese aniversario tampoco faltaron como perspectivas el museo 13 de Marzo, la fachada y áreas exteriores del policlínico Turcios Lima, la cafetería El Criollito, cinco gimnasios biosaludables y la primera etapa de la recuperación del hotel Italia.

¿Y EN LOS MUNICIPIOS?

Quizás los números en este tipo de iniciativas y ejecuciones son un poco fríos a la vista del lector, sin embargo, resulta necesario hablar de algunos de ellos para comprender la magnitud del aporte. En estos escasos años de puesta en práctica, se han abonado y consumado casi 44 millones de pesos de forma general, distribuidos entre todos los municipios. Al comienzo, en el 2014 se ejecutó poco más de un millón; 13 en el 2016, y el pasado año la cifra alcanzó más de 25 millones de pesos, lo que da fe del progreso de nuestro territorio. Hablemos de números, solamente en los últimos dos años para que la lista y el tema no se extiendan. Para ello, resultaría imprescindible entonces situarlos por algunos municipios, para que así la idea de tales cifras tome forma en ejecuciones y obras reales.

En el 2016 municipios como Pinar del Río ejecutaron poco más de siete millones de pesos; y La Palma, Viñales y Guane 669, 638 y 356 000 pesos, respectivamente. En el municipio cabecera el presupuesto se utilizó en buena parte para el aniversario de la ciudad, así como también en gastos de higienización en la campaña contra el zika, en la Empresa de Transporte para la construcción de paradas de ómnibus y la reparación de Los Caneyes por la Empresa de Aseguramiento al Comercio, entre otros. La Palma destinó lo recaudado para el mantenimiento constructivo a las unidades de salud, para el museo municipal en Cultura, el proyecto Ciguaraya y el camino a Sanguily. Viñales por su parte arregló el cine de Puerto Esperanza, reparó el camino hacia esta localidad, el tabloncillo de la Casa de Cultura y dio mantenimiento al policlínico. Mientras que Guane optó por la compra de persianas y puertas de aluminio para la dependencia interna y salud pública, mangueras para rehabilitar las redes hidráulicas y carpintería para reparar la Dirección Municipal de Deportes.

Ya el pasado año, por mencionar otros municipios, Consolación del Sur ejecutó 3,3 000, San Juan y Martínez (2.0), Los Palacios (1,1) y otros 968 000 pesos Sandino. En el caso de Consolación, se reparó el proyecto comunitario Imagen interior, además del mantenimiento a la sala de concierto de la banda municipal. Deporte arregló el combinado Abel Santamaría, Comercio reparó el área recreativa del Rancho Club, Comunales ejecutó la reconstrucción del muelle de Boca de San Diego, así como se dio mantenimiento a dos consultorios e instalaciones educacionales. San Juan optó por continuar las obras en el cabaré El Río y el museo municipal. Además, se ubicaron 50 sombrillas en la playa Boca de Galafre, se trabajó en las cisternas de la calle Séptima, en el cine, en la erradicación de pisos de tierra en viviendas y en el drenaje del alcantarillado de la zona residencial.

Cabaré restaurante El Río.

En Los Palacios aprovecharon para arreglar el camino de la comunidad Sierra Maestra, el balneario de San Diego, el área recreativa de Paso Quemado y el proyecto de desarrollo local La guayabera. Por último, Sandino utilizó su presupuesto para el hospital municipal y algunos policlínicos y consultorios, se ofreció mantenimiento constructivo a la farmacia y óptica, al cine Segovia y se arreglaron los caminos de El Seis, Cortés y Limones. También, se actuó sobre el estadio y se compró equipamiento deportivo. Se remotorizó el carro fúnebre y se ejecutaron acciones en el hotel Cocibolca. Al decir de Beatriz Carrillo Cabezas y otros especialistas, “afortunadamente podemos plantear que ‘el uno por ciento’ llegó para quedarse y es una realidad tangible, una que puede verse si se quiere por donde quiera que se camine en cada territorio de la provincia”.

(Tomado de Guerrillero)

Cuba
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *