“Contra Fidel ni en la pelota”

El 28 de octubre de 1959, a las 6:01 pm, salió del aeropuerto de Camagüey el avión bimotor marca Cessna 310 con el número 53, de cinco plazas. Conducía al Jefe del Estado Mayor del Ejército Rebelde, Comandante Camilo Cienfuegos Gorriarán; al piloto Primer Teniente Luciano Fariñas Rodríguez, y al soldado rebelde Félix Rodríguez. La aeronave nunca llegó a su destino, Ciudad de La Habana.

Hoy al cumplirse el aniversario 60 de su desaparición física, lo recordamos con una de sus anécdotas más célebres.

Era el 24 de julio el 1959 en La Habana, como en el resto del país, se desarrollaban actividades y espectáculos deportivos especiales con el fin de recaudar fondos para la Reforma Agraria.
En el estadio Latinoamericano, conocido entonces como el Estadio del Cerro, se pacta un juego de exhibición entre el equipo de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) y los Barbudos, una selección integrada por miembros del Ejército Rebelde.
Los lanzadores ya habían sido anunciados; Fidel Castro por los Barbudos y Camilo Cienfuegos por la PNR.

Un mar de pueblo esperaba impaciente por el inicio del encuentro, eran más de 33 000 personas que dejaba atrás los anteriores récords de audiencia para un partido en el parque beisbolero del Cerro.

Ambos carismáticos líderes ya habían cumplido una función de lanzador y receptor el 14 de abril en la inauguración del campeonato de la Liga Internacional, pero ahora era diferente pues estarían en equipos como contrarios.

Cuando todo estaba listo para el inicio, el Señor de la Vanguardia al entrar al terreno, lo hace con el uniforme de los Barbudos y una mascota de receptor. Los periodistas se le acercan, y al indagar; el Héroe de Yaguajay declara “Yo no estoy contra Fidel ni en un juego de pelota”. Así quedaría la ingeniosa y leal respuesta de Camilo a los periodistas.

La llegada más tarde del Jefe de la Revolución provoca una estruendosa ovación entre la numerosa afición que se ha dado cita en la instalación. Fidel saluda a Amado Maestri, árbitro cubano, designado para impartir justicia detrás del home, le expresa: “Yo ahora estoy un poco desligado del juego de pelota. Quiero que me indique cómo tengo que lanzar para no incurrir en un balk”.

El juego comienza y el abridor de los Barbudos retira las primeras entradas sin problemas, pero el pitcheo de relevo no se comporta a la misma altura y el juego concluye tres carreras por cero a favor de los policías.

Aniversario 60 de la desaparición de Camilo Cienfuegos
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *