Consumidor…una prioridad

Foto: Karelia Álvarez Rosell

Comentarios favorables genera en la Isla de la Juventud la Resolución No. 54 del 2018 que en junio próximo entrará en vigor, mientras tanto el territorio pinero se prepara para su efectiva implementación

“¡Qué bueno!”, “al fin le pondrán coto a tanta impunidad en los servicios”, “vamos a ver si ahora frenan el irrespeto al cliente…”, son algunos de los disímiles criterios que pululan entre los pobladores pineros desde la divulgación en la Gaceta Oficial de la Resolución No. 54 del 2018.  

Esta contempla las indicaciones para la organización y ejecución de la protección al consumidor en el sistema de comercio interno y concibe cuáles son los aspectos a garantizar en aras de resguardar los derechos de los clientes.

Es cierto que la existencia de una norma no va a ser la varita mágica que con solo moverla desaparezcan todas las irregularidades a las cuales se enfrentan día a día las personas a la hora de solicitar o recibir un servicio, pero sí constituye un paso importante para ir acorralando el irrespeto y las desprofesionalidad.

Foto: Gerardo Mayet Cruz

Para abundar al respecto Victoria contactó en la Empresa Municipal de Comercio y Gastronomía con Hermis Hernández Ríos, jefe del departamento de Protección al Consumidor, quien en el momento de nuestra visita por la entidad regresaba de una video conferencia referente al tema.

“La Resolución No.54 es la antesala de lo que será en un futuro la ley y el éxito está en su implementación consciente, sin llegar a  extremos rígidos o flexibles, para ello resulta necesario contar con una disposición para luego respetarla en su letra.

“En la actualidad, aunque se trabaja en ello desde hace varios años, en el país no existe una ley que regule la protección al consumidor, más allá de reglamentos propios de entidades y organismos y de principios generales comprendidos en la Constitución de la República y los códigos Civil y Penal.

“Es por tal motivo y también por la tendencia cada vez más creciente de las violaciones de los derechos de los consumidores, que el Ministerio del Comercio Interior (Mincin) aprobó la Resolución, la cual está dirigida a las personas naturales y jurídicas que realizan actividades de comercio relacionadas con la venta de mercancías, servicios técnicos y personales, así como gastronomía y alojamiento, independientemente de su subordinación o no al Ministerio.

“Entre sus novedades sobresale que determina las obligaciones generales de los proveedores de productos y servicios, ya sean estatales o vinculados a los nuevos modelos de gestión”.

Al detenerse en los proveedores del sistema estatal, puntualizó: “Se detalla que al detectarse violaciones de lo dispuesto se adoptarán las medidas que correspondan en el orden laboral y administrativo; y de verificarse que la conducta pudiera integrar el delito de infracción de las normas de protección a los consumidores o cualquier otro de los previstos en el Código Penal, se dará cuenta a las autoridades competentes.

Foto: Karelia Álvarez Rosell

“Las indicaciones contemplan, también, las entidades a las que pueden acudir los consumidores cuando sientan que han sido vulnerados sus derechos, ya sea en un establecimiento estatal o privado.

“Por su parte, en cuanto a los plazos para dar respuesta a las quejas o reclamaciones de la población, la norma no fija plazos. Incorpora, en cambio, dos términos que no admiten prolongadas demoras sino urgencia y eficacia”.

Mientras conversamos en su oficina comenta que antes de su entrada en vigor, el tres de junio venidero, desarrollan acciones de capacitación con el propósito de preparar a todos aquellos que tienen que ver con la prestación de servicios, o sea, desde  administradores y directivos hasta trabajadores e inspectores.

Precisó que del 15 al 17 del mes en curso la Isla, como en el resto del país, se llevará a cabo un proceso político en todo el sistema, con la participación, además, de la Fiscalía, la PNR y Salud Pública, este tiene como finalidad analizar las causas que propician las deficiencias, elevar la motivación del personal y el espíritu de combate ante las ilegalidades, manifestaciones de corrupción y delitos.

Al indagar por las principales quejas o insatisfacciones de los pobladores mencionó las malas condiciones que presentan los equipos de medición, las violaciones del gramaje, el precio y calidad de determinados productos, el trato inadecuado, la falta de información oportuna y el desabastecimiento con las piezas de repuesto en los talleres de enseres menores, entre otras.

“No existe una cultura en los consumidores en cuanto a sus derechos y deberes para que puedan reclamar cuando no se les brinda un buen servicio, por ejemplo, en las placitas determinados  productos como viandas y vegetales deben tener una modificación de precio luego de las 72 horas, máxime si tienen ya afectaciones de calidad.

“Y qué decir de las rebajas escalonadas que deben realizársele a los productos próximo a su vencimiento; sin embargo, en ocasiones no se es sistemático. Podríamos mencionar otros ejemplos, pero esta norma como la futura ley van a contribuir a que el consumidor tenga la verdadera prioridad”.

Foto: Karelia Álvarez Rosell

ALGUNOS ASPECTOS DE LA RESOLUCIÓN NO. 54 DEL 2018, DEL MINCIN
Derechos de los consumidores
– Recibir productos y servicios que cumplan con los requisitos de calidad, insumos del servicio y de seguridad establecidos.
– Recibir protección contra la publicidad comercial falsa o engañosa y práctica desleal de los proveedores.
– Satisfacer sus necesidades con un adecuado y oportuno abastecimiento de bienes y servicios de primera necesidad, con especial atención a los grupos vulnerables.
– La protección de sus intereses económicos, que les permita adquirir productos y servicios con adecuada relación calidad-cantidad-precios, recibir la factura o comprobante de venta en los servicios que se establezcan o se soliciten por el cliente, así como la entrega completa del dinero que excedió al efectivo entregado por el bien o servicio recibido, incluyendo la moneda fraccionaria.
– Comprobar el peso del producto adquirido en el área destinada al respecto.
– Que se muestren en un lugar visible los precios de los productos y servicios que se ofertan.
– Acceder a una información veraz que posibilite elegir conforme a las necesidades, expectativas, deseos y preferencias.
– Acceder a la información sobre los requisitos a cumplir en los establecimientos en aras de un mejor disfrute de los servicios que se oferten.
– Contar con garantía, compensación, indemnización y reparación por daños y perjuicios causados, cuando corresponda.
– Participar en el intercambio de opiniones en los procesos de decisiones que los afecten.
– Acceder a modalidades sostenibles de consumo, en las que se reduzca el uso indiscriminado de recursos naturales, materiales tóxicos y la emisión de desperdicios  y contaminantes, de tal forma que no pongan en riesgo las necesidades de futuras generaciones.
– Disponer de vías y mecanismos para tramitar cualquier insatisfacción, reclamación, conflictos entre consumidores y proveedores por daños, individuales o colectivos, tanto por la vía administrativa como judicial.
– Que se le dispense un trato amable, transparente, equitativo, no discriminatorio ni abusivo en relación con las condiciones de calidad, cantidad, precio, peso, volumen, medida de los productos y servicios de cualquier naturaleza que adquieran.
– Que se le muestre el funcionamiento, manipulación o las propiedades de los productos ofertados.
– Protección a la privacidad y seguridad de los datos de los consumidores.


Deberes de los consumidores
– Realizar una valoración justa y objetiva sobre sus relaciones de consumo.
– Informarse sobre las características de los productos y servicios antes de efectuar el acto de compra.
– Ejercer el derecho a defenderse ante cualquier insatisfacción en el acto de consumo.
– Manifestar su inquietud de forma respetuosa.
– Respetar las normas y requisitos establecidos por el proveedor en el intercambio de bienes y servicios.
– Cumplir con las normas de conducta y cuidado de la propiedad social, acorde con las exigencias o requisitos del lugar donde adquiere el bien o servicio.
– Contribuir al cuidado del medio ambiente y a la protección de sus recursos.

Isla de la Juventud
Karelia Álvarez Rosell
Karelia Álvarez Rosell

Licenciada en Defectología en la Universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo con más de 30 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *