Con zapatos “nuevos” los carros

El plan de envío de neumáticos para recape, correspondiente al primer semestre de 2020, era de 76 y Ómnibus Público lo cumple al 85 por ciento; pero no lograron la mejoría esperada. “Del primer lote que recibimos, 31, ninguno sirvió –refiere Ángel Luis Collantes, técnico a cargo de la explotación de transporte en esa Unidad Básica– no pudimos dar con ellos ni un viaje. Se reventaban…”.

Mientras cursan las gestiones para reclamar los problemas con la recapadora de La Habana del primer lote que afectó varios carros, se supo, sin embargo, que el otro grupo recibido después del mismo lugar cumple hasta ahora los parámetros establecidos.

Mas, lo ocurrido alerta sobre la necesidad de buscar soluciones seguras y duraderas.

UN INNOVADOR ENCUENTRA SOLUCIÓN

El neumático recapado, si viene bueno, alarga su vida entre 10 y 12 000 km, apenas un tercio de lo que se logra con el regrabe (de 30 a 35 000 km, y muchos neumáticos admiten incluso un segundo regrabe), con la ventaja adicional de realizar aquí esa operación de profundizar el dibujo de la superficie rodante.

Luego, los números indican cómo curarnos en salud: el recape debe quedar como última opción, cuando las posibilidades de regrabe estén agotadas. En ese tren debe montarse no solo Ómnibus Público.

Henry, el inventor de las cuchillas para el regrabe. Foto: Wiltse Javier Peña Hijuelo

La dificultad mayor para el regrabe está en las cuchillas especiales imprescindibles para ejecutarlo. Un innovador pinero encontró la solución. Se nombra Henry Castro Matos, y trabaja en la Ponchera Estatal inmediata a la base de ómnibus.

Sus cuchillas, confeccionadas a partir de discos acerados de las guaguas Daewoo, resultan por su robustez muy superiores a las importadas. Pasaron exitosamente las pruebas y son capaces de frenar tres veces más neumáticos que las originales en una jornada.

Cuanto se haga por agradecer y gratificar a quien logró una solución de tanto peso, no es mucho. Este hombre, con su ingenio y esfuerzo físico –porque esa operación se hace a fuerza de brazos–, es capaz de calzar con zapatos “nuevos” los carros de Ómnibus Público y hacerlo en menos de una semana. Algo impensable e increíble.

Ello demuestra que la Isla tiene una vía mejor que el recape para alargar la vida útil de sus neumáticos y nos lleva a pensar que si se organiza un grupo o equipo central dedicado al referido regrabe podría beneficiar a todos.

Isla de la Juventud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *