Con un joven descendiente de mambí

Foto: Gerardo Mayet Cruz

Arsenio Manuel Sánchez Pantoja, con solo 24 años, no oculta su admiración al hablar de las cortas edades de los independentistas ni la pasión con que rescata la Historia

 

“Apenas tenía 16 años mi tatarabuelo Juan Francisco Pantoja González cuando participó en el levantamiento armado de Nueva Gerona aquel 26 de julio de 1896, como parte de la guerra iniciada por José Martí”, confiesa Arsenio Manuel Sánchez Pantoja, un joven pinero que no oculta su asombroalhablar de las cortas edades de esos mambises.

“Él nació el dos de abril de 1880, cerca de la loma de la Vigía…, pero como él –enfatiza al compartir los resultados de recientes investigaciones históricas– la mayoría era muy joven, porque este fue un alzamiento de jóvenes muy inspirados y con mucho valor, que aunque no lograron sus objetivos de rendir a las fuerzas españolas en la Isla y sumarse a las tropas insurrectas, demostraron su sentimiento independentista, su patriotismo y amor a Cuba”.

Con orgullo habla este ingeniero industrial de 24 años y apasionado estudioso de la Historia, del compromiso con esa herencia familiar, del cariño que le profesaba a sus nietos el patriota, a quien llamaban abuelo Juan, de su fallecimiento en 1960, a un año del triunfo de la Revolución por la que luchó, de los honores militares que le rindieronen el sepelio con la presencia de la banda de música, guardia de honor, la Bandera Cubana, el Himno Nacional entonado con emoción en las honras fúnebres, en una ceremonia donde ocupó un lugar especial su medalla de veterano independentista.

Así relata hoy Arsenio Manuel acerca de lo conocido igualmente por sus padres y abuelos, que conservan esa memoria con la misma admiración con que guardan y cuidan en calle 32 entre 53 y 55, en Nueva Gerona, las fotos del anciano que vivió 80 años, siempre con su sombrero mambí, el busto de Martí heredado del combatiente y que tuvo en su cuarto desde pionero, entre otros testimonios.

“Atesoramos esos objetos y recuerdos –afirma el joven– como nuestra mayor herencia familiar” y como si no hubieran pasado, medita el periodista, los más de cien años de la acción armada a la que se le rinde homenaje hoy, al igual que a los héroes de esa y otras proezasen el aniversario 150 del inicio de las guerras independentistas.

“Aún queda mucho por hacer para rescatar y conocer más de estos hechos”, expresa quien a pesar de su corta edad atesora intensalabor en el rescate del patrimonio histórico, cultural y natural.

“Pretendemos hoy ponerle rostro a esos nombres, que sobrepasan la cifra de 30, –prosigue– pero faltan las fotografías de casi todos, identificar a otros participantes y ahondar en esas hazañas. Ya se han encontrado en el archivo municipal más documentos al respecto con la ayuda de varias personas…”.

“En esta investigación seguimos recopilando datos de los protagonistas de esa y otras acciones con la ayuda de las propias familias que mucho aportan para profundizar en la vida y la obra de esos patriotas pineros o no, hombres y mujeres extraordinarios y humildes, con quienes estamos muy comprometidos no solo los jóvenes hoy, sino todos los cubanos”.

“Por eso estamos uniendo los esfuerzos de varios historiadores, investigadores e intelectuales pineros –amplió– para procurar más información, que está por descubrir y que tenemos el deber de sacar a la luz, porque es parte de nuestra Historia, para que el pueblo se sienta más orgulloso de ese pasado de luchas”, .

Aunque se desempeña en el Plan Maestro dela Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, como coordinador de la red nacional de oficinas del Historiador y del conservador de las ciudades patrimoniales de Cuba, Arsenio saca tiempo de sus vacaciones y fines de semana para impulsar un interesante proyecto, denominado Isla patrimonial.

“Esta tarea –dice– la realizo con mucho amor en aras de rescatar no solo los valores históricos del territorio, sino también culturales y naturales, en estrecha coordinación con las instituciones aquí relacionadas con esos ámbitos y que ha logrado unir a intelectuales y profesionales en esas ramas”, como un movimiento de pueblo y que ya tiene gran protagonismo juvenil.

Habla de “las movilizaciones organizadas con los estudiantes y otros muchachos para la limpieza de monumentos nacionales como Presidio Modelo”, argumenta cómo pueden ayudar esos esfuerzos a elevar la gestión y categorización de sitios de gran significación y ejemplifica cuánto “urge hacer aún para rescatar y conservar lugares como el cementerio norteamericano, elingenio azucarero del siglo XIX que existió cerca de Bibijagua, otros restos del patrimonio industrial más reciente y fábricas del cítrico..”.

También refiere“las escuelas internacionalistas como parte de historia de la localidad y las cuevas con diferentes pictografías recientemente encontradas como parte de esta labor y no estaban consideradas en la lista del patrimonio pinero”.

Así de apasionado y laborioso es este joven que descubrí, mientras preparaba este suplemento dedicado a una conmemoración que él honra también haciendo en favor de la memoria histórica y mucho enorgullecería a su tatarabuelo mambí.

El veterano Juan Francisco con su sombrero mambí y su familia. Foto: Cortesía del entrevistado
El Pinero Isla de la Juventud
Diego Rodríguez Molina
Diego Rodríguez Molina

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana. Tiene más de 40 años en la profesión

Colaboradores:

One Reply to “Con un joven descendiente de mambí

  1. Muy emocionante la entrevista que muy bien expresa el vínculo de las nuevas generaciones con tan hermosa etapa de lucha. Muy bien que entrevistaran a Arsenio, un muchacho que está haciendo mucho no solo en la Isla por rescatar la historia y que honra a su herencia mambisa, a su familia que se esmera también por conservar esa historia tan interesante. Merecido trabajo. Los felicito, también al periódico y un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *