Con olor a plomo y en cobertura

Cuando un amigo se va queda un espacio vacío, así anda no solo el colectivo del periódico Victoria sino el gremio de la prensa pinera con la pérdida de nuestro querido Pepe, a quien queremos recordar con aquella sonrisa zalamera y pies ligeros para sudar la camisa bailando a golpe de las melodías de Los Van Van…Esto te pone la cabeza mala o Sandunguera

Se adentró a los medios de comunicación cuando el taller del periódico Victoria quedaba en calle 22 entre 39 y 37, ahí muchos lo vieron entre viejos armatostes de hierro llamados linotipos y cajas de linotipos por la década de los 80, cuando el mecanismo de impresión estaba sujeto al plomo fundido, era soviética la máquina de impresión del periódico y los periodistas redactaban en un local de calle 41 los trabajos en las máquinas de escribir Robotron hasta llegar la era de los medios computarizados.

Así supo de madrugadas en la rotativa porque había que esperar la salida del medio, de los sobresaltos del cierre, de los trucos del formato porque su sed de aprendizaje lo llevó a ser formatista, diseñador de prensa y hasta webmaster al ser el Victoria el primero de los medios en la Isla en salir al ciberespacio.

Pero su por el conocimiento lo llevaron no solo a su actualización sobre cuanto acontecía en el Municipio, el país o el mundo sino a ingresar en la universidad y ya entrado en años convertirse en licenciado en Comunicación Social.

Cuántos recuerdos se agolpan en quienes conocimos bien a Pepón, Pepe o José Leonardo Reinoso, el Vanguardia Nacional durante ocho años, el ganador de tantos reconocimientos y premios en los concursos Rodolfo Carballosa y los Festivales de la Prensa Escrita.

Ni su enfermedad lo apartó de la profesión, hasta con falta de aire se le vio actualizar el sitio web con los últimos acontecimientos noticiosos locales y del mundo, así como aceptar propuestas para diseñar uno que otro diploma.

Así era el vencedor de tantas batallas, ese que hasta el último hálito de vida estuvo aferrado a la existencia porque todavía le quedaban valores agregados que incorporarle a los trabajos periodísticos y las mejores ideas para la portada de mañana del Victoria digital, ese al que sin pleno dominio de programación y sí “cacharreando” lo devolvimos al ciberespacio.

A pesar de las emociones que le embargan a familiares, colegas y amigos, de la incertidumbre y el salto en la boca del estómago por la pérdida, Pepe se nos dibuja risueño, jaranero, serio, con sus ojos cargados de alegría, esperanza, miedo, como aquel que sigue lanzándose en busca de lo inesperado, lo nuevo, no por mera presunción de primicias, sino porque justo en coyunturas tan particulares se ponen a prueba las esencias del oficio.
Siempre lo veremos ahí, dándolo todo en la pista o en el diario desatando su creación en busca de llamativas portadas para los lectores de la edición impresa o en el montaje de una nueva cobertura para los internautas.

 

En uno de los encuentros comunitarios en el sureño poblado de Cocodrilo. Foto: Karelia Álvarez Rosell

 

Crónica dedicada a Pepe en la edición impresa del 4 de noviembre del 2017 http://www.periodicovictoria.cu/con-olor-a-plomo-y-en-cobertura/

 

Isla de la Juventud
Karelia Álvarez Rosell
Karelia Álvarez Rosell

Licenciada en Defectología en la Universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo con más de 30 años en la profesión.

Colaboradores:

4 Replies to “Con olor a plomo y en cobertura

  1. Merecido espacio a Pepe. Siempre será poco lo que se diga cuando se trate de un ser tan especial como él. Son tantas las anécdotas!!! Sólo agregar que no siendo tan jovencito, Pepe se impuso a toda dificultad y se enfrentó a la Universidad y se graduó con uno de los mejores resultados de la carrera de Comunicación Social. Contra lluvia, rayos y centellas, de día, de noche, pensando que su casa es en Sierra Caballos, que está lejos de la sede de la escuela, subir una pendiente…, en fin, sacrificio puro. Una carrera que hizo sin desatender su contenido de trabajo. Contenido que se ampliaba con la cantidad de diseños de diplomas que hizo para cuanta organización social y partidista recababa de su ingenio y sabiduría, pero clarooo, tenía todos los ingredientes para que cada obra quedara perfecta o casi perfecta: el matiz de obrero, la cultura general, tanto nacional como internacional, más los conocimientos adquiridos en cada curso de superación relacionados con la digitalización y su empleo en el quehacer periodístico. Gracias al Victoria, gracias Karelia por darnos un espacio donde exponer todos estos sentimientos de amor hacia Pepe, nuestro Pepe.

    1. Así es Esme, así quiero recordar a mi hermano y colega de más de tres décadas. Lo evoco con mucho cariño y admiración, porque comenzó en la prensa como cajista, luego como diseñador de prensa y con la digitalización de la prensa pasó como webmaster para la página digital del Victoria, siendo la primera del territorio. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *