Con los jóvenes de Fidel, ni mosquitos, ni santanillas

La representación de Etecsa no teme a las santanillas y arrojan todo el grano posible a su jolongo. Foto: Casandra Almira Maqueira

Algunos no habían tomado en sus manos un jolongo de esos, otros ya sabían de su utilidad, mas lo cierto es que con igual voluntad de trabajar llegaron al Polo cafetalero del Municipio Especial jóvenes de las diversas enseñanzas y sectores de la economía.

En jornada de homenaje a los aniversarios 59 del primer trabajo voluntario creado por el Che, 60 del Triunfo de la Revolución y al Comandante en Jefe Fidel Castro, a dos años de su desaparición física, el enjambre juvenil se dio cita en aquel paraje junto a trabajadores invitados por la Central de Trabajadores de Cuba.

INVASIÓN AL CAFETAL

Pantalones largos, tenis, camisas y gorras para cubrir el rostro de los rayos del sol, vestían aquellos invasores de cafetal que amparados por la justa causa de aportar su “granito de arena” desprendieron de su matriz cada grano maduro.

¿Meta? Solo la de seguir adelante y coadyuvar con su recolecta a los cafetaleros, atendiendo que este es uno de los renglones más importantes de la economía, además de ser un producto tan preciado por los cubanos.

Con alegría en el rostro Yuné cumple la encomienda. Foto: Casandra Almira Maqueira

En ese empeño se encontraba Yuné Tamayo Verdecia, secretaria general del comité de base de la Empresa de Telecomunicaciones, Etecsa: “Aquí nos encontramos ocho en representación del comité, integrado por 16 militantes, y otros tres del universo juvenil y la administración.

“No había tenido uno de estos encima jamás, pero ya sabemos que es el bolso donde se colocan los granos; mi compañero Norlys me acompaña y esperamos que nuestro grupo sea el que mayor cantidad recoja”.

Así anduvieron todos cual hormigas laboriosas entre los carriles buscando los mejores arbustos, aunque de vez en cuando alguno salía corriendo luego de haber sido “emboscado” por las santanillas.

Lebelman Puerta comentó acerca de la razón de la “invasión” al Polo cafetalero. Foto: Casandra Almira Maqueira

Por suerte Lebelman Puerta González, primer secretario de la UJC aquí, no fue alcanzado por las usurpadoras y con calma pudimos dialogar.

– ¿Qué traes puesto encima?–

“Bueno, lo conozco como jolongo, tiene otros nombres también pero sirve para recoger el café”, expresó con elocuencia el oriundo de la provincia de Cienfuegos, donde abunda este cultivo.

“Esta mañana –prosiguió– nos encontramos celebrando, porque cada uno de esos aniversarios son motivos de alegría; primero está el Che, esa gran figura de quien aprendimos el internacionalismo y la solidaridad, y luego Fidel, el invicto Comandante que nos guiará por siempre.

“Esas son premisas suficientes para con ímpetu, responsabilidad y compromiso, seguir aportando a nuestra economía, que tanta falta nos hace”.

DEL ROBUSTO Y LA COSECHA

Del café no conozco mucho, quizá casi nada, pero Héctor Parada Frómeta, director de la Unidad Empresarial de Base Forestal y Café, sí que nos pudo dar algunos detalles acerca del ejemplar: “Esta especie la llamamos robusto por ser resistente a plagas y situaciones climáticas complejas; la sembramos en esta zona porque es idónea para terrenos llanos como este en el cual nos encontramos”.

A pesar de su resistencia este café no pudo sostenerse ante el paso de Xavier, de la Feem; Maikol y Thalía, de la Feu; Leinad, de la CTC Municipal y el resto de los alrededor de 200 participantes que forjaron una jornada productiva cargada de enseñanza y protagonismo.

Pero fue precisamente la unión de todos ellos la que propició que al final se pudieran recoger un total de 36 latas, lo cual equivale a 3 816 pesos, un resultado por encima del esperado, consecuencia del empeño y sacrificio de cada uno para con la zafra cafetalera en la Isla.

Demostraron que ni los mosquitos, ni las santanillas o los llamados roedores, que feas marcas dejan en la piel, no detienen a estos jóvenes de Fidel, fieles seguidores de su legado y el del Che fomentado en valores como la laboriosidad, el compañerismo y, sobre todas las cosas, el compromiso con la Revolución.

Foto: Casandra Almira Maqueira
Héctor recoge en sacos todo el café recolectado. Foto: Casandra Almira Maqueira
Fidel Isla de la Juventud
Casandra Almira Maqueira
Casandra Almira Maqueira

Licenciada en Estudios Sociocultural en la universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *