Con esos síntomas puede padecer dengue

Fiebre, dolor de cabeza, malestar general y vómito…, no, no le estoy enumerando algunos de los muy variados síntomas que presenta la covid 19, sino los indicios clave de que puede estar padeciendo dengue.

Y es que ante esta tercera oleada de la covid en el territorio, muchos han obviado que continúan existiendo enfermedades contagiosas a nuestro alrededor y la poca percepción de riesgo se concentra solo en prevenir el coronavirus, pues déjeme decirle algo, un caso de dengue hemorrágico puede resultar igual de peligroso.

Aunque en lo que va de año no se han presentado en la Isla eventos de dengue, zika o chicungunya –las enfermedades que trasmite el mosquito Aedes aegypti –sí están presentes las condiciones básicas para que surja un brote epidémico, como son la presencia del vector en estado adulto y de potenciales huéspedes –cualquier persona, sin distinción–.

No es raro encontrar en las comunidades a los operarios de la lucha antivectorial inspeccionando viviendas y centros de trabajo y de ser necesario aplicando sanciones e imponiendo multas pero, teniendo en cuenta que esta acción solo se realiza una vez al mes por demarcaciones, vale la pena preguntarse ¿quién es responsable por controlar al máximo la eliminación del mosquito el resto del tiempo?

No lo piense mucho, la respuesta es usted, yo, todos. Por más cansón o manido que suene, el autofocal familiar tiene una gran importancia y de realizarlo sistemática y correctamente depende la salud propia y de nuestros coterráneos.

De acuerdo con autoridades del departamento de Lucha Antivectorial, al cierre del último ciclo existían aquí un total de 45 focos, menos que en igual fecha del año pasado pero demasiados aún, algunos de ellos reiterativos y la causa principal es la no realización del autofocal familiar.

“En ocasiones encontramos viviendas donde entre una visita y otra eliminaron el foco que detectamos en primera instancia pero encontramos en otros depósitos y reservorios de agua, porque no se toman el tiempo de hacer una inspección profunda y de calidad”, comentó Juan Manuel Campos Cánova, jefe del departamento de  Lucha Antivectorial del policlínico dos Leonilda Tamayo Matos.

El accionar con radiobatidas, tratamiento adulticida y otras medidas bien intencionadas en las áreas más afectadas por lo general da bueno resultados, pero la cuestión aquí, a mi entender, es no trabajar en contingencia, sino mantener un control sostenido que permita alcanzar una sostenibilidad epidemiológica.

Hoy el Municipio exhibe un índice de infestación de 0,24, que si bien no llega a los picos que en años anteriores hemos enfrentado, sigue estando bastante por encima del 0,05 permisible. Lograr que esa cifra disminuya y sobre todo, que disminuya el peligro de contraer una de las enfermedades trasmitidas por el mosquito depende de la responsabilidad y el compromiso colectivo, algo que a punto de concluir el año debe estar muy presente si queremos festejar sin riesgos para la vida.

Otros artículos del autor:

Isla de la Juventud Salud
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *