PROTAGONISTAS DE LA SOLIDARIDAD

Con amor de familia

Maritza
Foto: Víctor Piñero Ferrat

“Cuando pienso en las escuelas internacionalistas de la Isla me viene a la mente Fidel porque él fue el fundador de ellas en 1977”, dice Maritza Bolaño Juliá, vecina del Consejo Popular Juan Delio Chacón.

“Han transcurrido 40 años –continuó– pero todavía mi corazón palpita de emoción porque la historia educacional del territorio está sostenida en los pensamientos del eterno Comandante en Jefe.

“La Isla es testigo de las lecciones de altísimo magisterio que dio en su paso por la vida y ahora nos la da desde la eternidad –reconoce ella– fueron varias las instituciones que acogieron a estudiantes, no solo del país, sino también de Asia, África y América Latina. Alumnos de numerosas naciones accedieron a la enseñanza en este territorio.

“Pero mi mayor regocijo­ fue ayudar a aquellos jóvenes quienes se separaron de sus seres queridos desde edades tempranas. Muchos de ellos fueron salvados de la guerra que les habían impuesto colonialistas e invasores apoyados por el gobierno imperialista de Estados Unidos”.

De alegrías y tristezas habla ahora Maritza con los ojos humedecidos por la emoción. A sus 64 años se aferra a revivir algunas experiencias y las narra.

“Mi hijo Armando estudiaba el Técnico Medio en Contabilidad en el politécnico Lino Figueredo, en aquel entonces, con alumnos de diferentes países como Namibia, Angola, Cabo Verde, la República Árabe Saharauí Democrática, Ghana y otros, quienes apenas tenían 20 años.

“Todavía recuerdo los nombres de algunos namibianos, Annatori Katoma, Nicky Enkali, Negumbo Amoomo y el de un caboverdiano, Joaquín Gómez, los amo como hijos.

“Yo visitaba la escuela, asistía a las reuniones de padres y siempre estuve al tanto de la disciplina y los resultados académicos de esos jóvenes

“Para mí, nada es más importante que el ser humano y desde la primera vez que ellos visitaron mi casa compartimos como una familia. Nunca marcamos diferencias y respetamos sus costumbres y tradiciones.

“A veces se quedaban los fines de semana y yo les lavaba sus ropas. Juntos experimentamos muchas vivencias. Una vez fuimos a comer al restaurante El Cochinito y hasta nos tiramos fotos. No las conservo porque las hacían con sus cámaras fotográficas, pero nos dejaron profundas huellas de indudable afecto.

“Cuando regresaron a sus países de origen a ejercer las profesiones en que se prepararon mantuvimos la comunicación y en sus cartas siempre expresaban agradecimiento por haber estudiado en nuestro país. Algunos de ellos hoy son diplomáticos y tienen otras importantes responsabilidades”.

Otros hogares pineros al igual que el de Maritza tuvieron el mismo privilegio de vivir las experiencias de aquella etapa en que los lazos de amistad y espíritu internacionalista no solo florecieron de manera generosa en las escuelas, sino también en los barrios pineros, por eso los CDR reconocerán este 27 de septiembre a quienes dieron su aporte a esa inmensa obra solidaria.

40 Aniversario educación Internacionalista Educación Isla de la Juventud
Damarys Bravo González
Damarys Bravo González

Especialista de Posgrado en Educación Superior. Licenciada en Literatura y Español en la Universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *