Comprometidos con prevenir, evaluar y proteger

La especialidad de Menores del Ministerio del Interior (Minint) arribó este 27 de marzo a su aniversario 59 con un grupo de oficiales en la Isla de la Juventud comprometido y enfrascado en la importante misión de prevenir, evaluar y proteger a los menores en aras de mejorar el entorno en el cual se desarrollan y evitar su participación en hechos delictivos.

Foto: Yoandris Delgado Matos

Integran dicho bastión siete oficiales, todos graduados de nivel Superior y cuya formación en lo fundamental es pedagógica y jurídica, dirigidos por la Mayor Emilet Labrada Rodríguez, jefa de la especialidad de Menores del Minint aquí.

“Dentro de los indicadores de trabajo –destaca Labrada Rodríguez– está el relacionado con la evaluación, la protección y la prevención. En el caso del primer parámetro evaluamos a todos los niños autores de hechos delictivos que la ley tipifica como delito, porque trabajamos con el Código Penal previsto.

“Los menores en Cuba son despenalizados, esto significa que no existen cárceles para el quehacer dirigido a la población infanto-juvenil, sino que se ejecuta un tratamiento educativo, preventivo donde buscamos en lo fundamental que el niño se reinserte a la sociedad resolviendo las problemáticas que lo afecten tanto a él, como a la familia y la sociedad.

“El área de protección está dirigida a aquellos que resulten víctimas de cualquier situación, aquí también nos guiamos por el Código Penal previsto, garantizamos la exploración y protección para ejecutar los debidos procesos con quienes abusen con los menores de las diferentes formas existentes”.

Señaló que en el caso de la preventiva han surgido nuevas tareas relacionadas con esta labor teniendo en cuenta que hoy las escuelas permanecen cerradas, surgió la lucha contra coleros, y la protección y el enfrentamiento a la covid-19.

Precisamente el quehacer del grupo lleva más énfasis en la prevención. “Aquí detectamos a menores con determinados deterioros conductuales y se evalúa, en este caso, los que tengan un deterioro conductual elevado en las tres áreas de influencia: escuela, comunidad y familia.

“En ese sentido tenemos relaciones muy cercanas y cohesionadas con la Dirección Municipal de Educación, así como con Salud Pública, la Federación de Mujeres Cubanas, los Comités de Defensa de la Revolución, Fiscalía, Dirección de Trabajo y Jefatura del Minint, quienes también participan y apoyan.

“Si detectamos un niño con dificultades en el área escolar le tramitamos esta situación a Educación, sector donde de igual manera posee un equipo de evaluadores pedagógicos, sicológicos y jurídicos”.

Atienden todos los consejos populares, los oficiales están distribuidos por cada una de las zonas tanto en Nueva Gerona como en el resto de los asentamientos poblaciones del territorio. “Contamos con un oficial al frente del proceso evaluativo, es el encargado de la documentación, ya sea la confección del expediente para las cuestiones del proceso penal en la evaluación de un niño o la evaluación a las víctimas”.

Ponderó que al arribar al aniversario 59 de la especialidad ha disminuido la actividad delictiva y el número de menores víctimas. Hoy la faena se centra en lo preventivo a partir de que estos permanecen en casa con mayor control de la familia.

“La actividad delictiva fluctúa, las cifras no son elevadas, la diferencia en el reporte de un mes a otro es mínima, incluso en algunos meses no se reportan hechos con participación de menores de edad.

“Analizamos a cada familia apoyándonos en este trabajo con los presidentes de consejos populares, delegados del Poder Popular y demás factores del barrio. Asimismo, ocurre en las escuelas, en lo fundamental en secundaria básica, grupo etario en el cual incidimos más porque conocemos que es la edad donde se produce un cambio en la personalidad y el desarrollo. La vida nos ha demostrado que es aquí cuando los niños participan con más frecuencia en hechos delictivos, por eso es prioridad.

“Mantenemos el compromiso intacto con la tarea, el enfrentamiento  encaminado a evitar la participación de menores en este tipo de siniestros, siempre desde la orientación, identificación, el diagnóstico y el accionar dirigidos a quienes estén en riesgo junto a la familia para lograr erradicar estas cuestiones y mejorar el entorno donde el niño se desenvuelve”, concluyó.

Pie de foto:

 

Entrevistas Isla de la Juventud
Yuniesky La Rosa Pérez
Yuniesky La Rosa Pérez

Licenciado en Comunicación Social en la universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *