¿Cómo se hace un pronóstico del tiempo en Cuba?

El Centro Nacional de Pronósticos y los especialistas de turno el 29 de julio de 2019. Foto: Danier Ernesto González.

Cuando le dije a la doctora Miriam Teresita Llanes que visitaba Casablanca para conocer cómo realizan allí un pronóstico del tiempo, recordó lo que su profesora de Sinóptica siempre decía: “La meteorología se parece a la medicina”.

“Tú tienes que hacer un diagnóstico, en este caso de la situación atmosférica. Precisamente, elaborando los mapas, dibujando en los distintos niveles de la tropósfera los sistemas presentes, como las bajas frías, las ondas tropicales, las vaguadas. Se ven los fenómenos en la superficie y cómo se comportan en la altura. Ese diagnóstico de la situación meteorológica es importante”, destacó Miriam.

Métodos y modelos

En la actualidad existen varios métodos para efectuar un pronóstico meteorológico: el de la persistencia (se asume que las condiciones atmosféricas no cambiarán en el tiempo); el de la tendencia (involucra el cálculo de la velocidad de centros de altas y bajas presiones, frentes y áreas nubosas y precipitación); el método climatológico (uso de promedios estadísticos de las variables); y el análogo (examinando el escenario del pronóstico actual y recordando un día en el pasado en el cual el panorama fue muy similar).

El pronosticador, claro está, utilizará un determinado método en dependencia de su experiencia, el nivel de dificultad que presenta la situación meteorológica y la cantidad de información disponible.

Por otro lado, los modelos numéricos de predicción del tiempo son una herramienta básica para conocer el estado futuro de la atmósfera. Estos modelos físico-matemáticos simulan el comportamiento atmosférico a partir de unos datos iniciales constituidos por las observaciones de las variables (viento, temperatura, humedad, presión).

Un especialista observa las imágenes satelitales y prepara un informe. Foto: Danier Ernesto González.

Pronosticando en Cuba

“Tras recibir el turno —precisa el máster Armando Caymares—, lo primero que hacemos es consultar el pronóstico del tiempo para el resto del día y cualquier aviso de ciclón o situación extrema que se esté vigilando. Después procedemos a tomar los datos de temperatura mínima del día y la lluvia caída en seis, doce y veinticuatro horas, que serán incluidos en un documento a utilizar en el informe del tiempo del Noticiero del Mediodía. Luego se confeccionan los mapas de superficie y el aire superior y los pronósticos para cinco y diez días”.

“Cuando esa primera parte del turno está completada, entonces corresponde actualizar el pronóstico para la tarde y la noche, así como analizar los diferentes modelos de computadora, ver qué están indicando las simulaciones numéricas. Observamos las últimas salidas de los modelos GFS (americano), ICON, NAVGEM, ECMWF (europeo) y otros”.

Con el fin de elaborar una predicción, es necesario conocer lo que muestran en concreto esas simulaciones. “Tomamos en consideración las semejanzas y las discrepancias. Los modelos sugieren y nosotros hacemos adecuaciones, vemos qué es lo común. Son una guía para al pronosticador”, subraya Caymares.

“Por ejemplo, el GFS está indicando que una onda tropical se moverá mañana sobre La Española y aumentará la nubosidad en las zonas costeras de Guantánamo y Holguín. Entonces busco la evidencia, la justificación de por qué el modelo está indicando eso, que puede deberse a un incremento de la humedad delante del eje de la onda. Analizaré mediante otros modelos los valores de humedad relativa en el nivel de 700 hPa (a tres kilómetros de altura)”.

Caymares estudiando un modelo de predicción. Foto: Danier Ernesto González.

Una crucial discusión

A inicios de cada tarde, en el Centro de Pronósticos (CenPro) tiene lugar una reunión en la que participan todos los especialistas de turno, y también colegas de los Centros de Meteorología Marina y La Habana, Artemisa y Mayabeque. Dura unos 20-25 minutos como promedio. (Si el escenario atmosférico se torna complejo, la reunión, obviamente, se alarga, y se suman otros expertos, como la doctora Miriam Teresita, jefa del CenPro, y Celso Pazos, director general del Instituto).

Durante el encuentro se discuten las diferentes variables para las próximas horas, se habla de lo sugerido por los modelos… hasta llegar a un consenso. Es decir, el Pronóstico del Tiempo no se deriva de la visión de una sola persona, sino de un grupo de especialistas.

Es el jefe de turno quien, finalmente, se encarga de redactar el pronóstico público. El mismo se da a conocer por medio del sitio web del Insmet y el teléfono 7 866 6060 a partir de las 3:00 p. m.

Durante la discusión del pronóstico. Foto: Danier Ernesto González.

Nota: En los últimos cinco años, la evaluación anual de la eficiencia de los pronósticos del tiempo en Cuba ha alcanzado un elevado estándar de calidad: ¡Más del 90 por ciento!
Cuba
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *