Como me lo contó Vicente

cinco-the-cuba-2b5Mi vecino Vicente Chong Gutiérrez, jubilado del Ministerio del Interior, anda de aquí para allá con recortes de periódicos, revistas Bohemia y cuantos materiales encontró a su mano para saciar las inocentes preguntas de algunos niños del barrio, que al igual que su bisnieta Camila, le pidieron les hablara de René, Antonio, Fernando, Ramón y Gerardo.

cinco-the-cuba-2b5

Mi vecino Vicente Chong Gutiérrez, jubilado del Ministerio del Interior, anda de aquí para allá con recortes de periódicos, revistas Bohemia y cuantos materiales encontró a su mano para saciar las inocentes preguntas de algunos niños del barrio, que al igual que su bisnieta Camila, le pidieron les hablara de René, Antonio, Fernando, Ramón y Gerardo.

Sentados en forma de círculo el veterano desgrana anécdotas de lo sucedido a estos Cinco antiterroristas cubanos desde aquella madrugada del 12 de septiembre de 1998, cuando oficiales del FBI los apresaron.

Les narra cómo no hubo espacio para despedirse de los suyos, en el caso René González Sehwerert, “quien ya esposado solo tuvo tiempo para regalar una sonrisa de confianza y optimismo a su querida esposa Olga, segundos antes de abandonar la casa”, comenta el viejo Chong, como cariñosamente lo llamamos en la cuadra.

–¡Qué malos son!, expresó con rostro entristecido Karla, mientras Cheila apoyaba este criterio al asentir con su cabeza, suceso que motivó otras historias.

“En esas cuatro paredes quedaron cercenados sueños y aspiraciones de una familia por culpa del odio visceral de los gobernantes de Estados Unidos hacia él y sus cuatro hermanos de causa, imponiéndoles duras condiciones de encierro y castigando sin piedad a sus familiares”, continúa el setentón.

–¿Y sus hijos, sufrieron mucho, porque la maestra nos habla de Ivette González, la hija de René, inquiere la dinámica Yarisbel, quien este año comenzó el octavo grado en el centro mixto Máximo Gómez.

“Imagínense… si desde los cuatro meses y medio de nacida, por causas ajenas a la voluntad de sus padres, esta niña ha estado expuesta a continuas agresiones psicológicas; en una de las visitas a su padre en prisión lo confundió con un perro al verlo encadenado”. A este punto del encuentro Chong enmudece y abraza fuerte a su Camila durante unos segundos y la besa en su mejilla.

–Pero también la injusticia ha ido más allá al negarles la visa a las esposas en franca violación de la Constitución norteamericana y las Reglas Mínimas de Tratamiento de los Reclusos, que favorecen la comunicación periódica de los prisioneros con sus familiares y amigos de buena reputación, acota Yunior, el nieto de Vicente que se graduó de Imaginología y le gusta la lectura.

“Bajo el pretexto de que constituyen un peligro para la Seguridad Nacional el gobierno estadounidense ha negado reiteradamente las visitas a Olga Salanueva, esposa de René González y a Adriana Pérez O’ Conor, la esposa de Gerardo Hernández Nordelo”, subraya el veterano, quien pide unos minutos para continuar ayudando a su “vieja” con los quehaceres del hogar.

Sabe que este 12 de septiembre le esperan otras preguntas de los pequeños de la cuadra, con quienes no solo intercambia de este tema sino de la necesidad de estudiar, cuidar los útiles escolares si quieren ser como el Che, ese lema que todos los días corean en sus respectivas escuelas primarias.

 

 

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}