Comenzó Proceso de Declaración Jurada y Pago de Tributos

A Norge Espinosa lo conocen por su creatividad a la hora de cortar el cabello de sus congéneres, sin embargo en el recién estrenado 2018 destaca como el primer pinero en cumplir con sus responsabilidades fiscales al ponerse en marcha este lunes ocho de enero en toda Cuba el Proceso de de Declaración Jurada (DJ) y Pago de Tributos.

Dicha campaña consiste en la declaración jurada sobre los ingresos personales, el impuesto sobre el transporte terrestre, sobre la propiedad o posesión de embarcaciones; para personas jurídicas el impuesto de utilidades y el impuesto sobre ingresos no tributarios, así lo explicó Indira Cruz Cabrera, especialista de atención al contribuyente en la sede de la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT).

“La declaración jurada sobre los ingresos personales es para los trabajadores por cuenta propia que tienen en su vector fiscal la obligación de realizar la liquidación adicional de este impuesto, las personas naturales que laboran en entidades extranjeras y reciben gratificaciones, los artistas y creadores del sector de la cultura y su personal de apoyo, los comunicadores sociales, diseñadores y periodistas, así como otras personas naturales que generen ingresos gravados por este tributo y estén obligados a declarar”.

Especificó Indira que el plazo para presentar la DJ se extiende desde este mes hasta el 30 de abril, no obstante quienes presenten y paguen la DJ antes del 28 de febrero obtienen como bonificación por pronto pago un descuento del cinco por ciento del impuesto a pagar y un 20 de la cifra del impuesto sobre el transporte terrestre.

“Las declaraciones juradas se presentan en la oficina municipal de la ONAT –recalcó– y puede hacerse mediante el buzón habilitado desde el tres de enero, por correo certificado o de manera personal.

“Si la DJ le da a pagar se presenta en las oficinas y efectúa el pago en el banco. Todos los pagos son a través del banco. Si esta es rechazada es equivalente a una no presentada, en ese caso se le comunicará al contribuyente que debe presentar una nueva antes del vencimiento del período voluntario.

“El contribuyente antes de depositar en el buzón la DJ debe asegurarse de llenar dos modelos o imprimirlos (si utiliza la DJ en excel disponible para quien desee copiarla en dispositivos de almacenamiento), debe evitar borrones y tachaduras, comprobar que los datos consignados y cálculos sean correctos, estén ubicados en las casillas correspondientes y verificar su firma y la fecha. De no cumplir con estos requisitos se considera rechazada”.

La especialista recordó además que uno de los modelos va al buzón, mientras el restante lo debe conservar el contribuyente por un período de cinco años junto con los documentos que la respaldan.

Con respecto al pago señaló que se efectúa en todas las sucursales bancarias presentando el modelo RC-04 A (Vector Fiscal–Persona Natural) correspondiente al año que se liquida o el CR-09 que está también al alcance en la oficina y el RC-05 (Identificación Única) que posee el código de barras mediante el cual se registra el pago. Asimismo pueden pagar por telebanca o cajero automático.

Otro detalle importante es la transparencia con la cual los contribuyentes acometen el proceso, dichas personas declaran bajo juramento la veracidad de la información que consigne su DJ y pueden ser sancionadas si no presenta o plasma en ellos datos inexactos, incompletos o fraudulentos. La no presentación se entiende como omisión, por esta infracción se exigen multas de hasta 600 pesos según el Decreto 308 artículo 119 inciso f.

Cuando esta se le notifica el contribuyente está obligado a presentar una DJ en un plazo de cinco días hábiles, de no hacerlo se le aplica una nueva multa que puede ascender a 5 000 pesos.

Si declara ingresos inferiores a los realmente obtenidos se convierte en subdeclarante, la multa por esta violación es de hasta 10 000 pesos de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 118 del citado Decreto.

“La DJ es un modelo consolidado donde el contribuyente refleja todas las actividades que tenga en su vector fiscal, liquida el año 2017, sitúa la fecha desde que inició hasta que estuvo laborando como trabajador de cuenta propia, los ingresos obtenidos en el año, su por ciento de gasto, además de reflejar todos los tributos que pagó en el año, ya sea el impuesto sobre las ventas, servicios, tasa por la radicación de anuncios y propaganda comercial, la contribución a la seguridad social y todo eso se descuenta en el propio modelo de sus ingresos.

“Recordar que tiene un mínimo exento autorizado que es de 10 000 pesos para todos los que hacen DJ, también se descuentan de sus resultados a pagar todas las cuotas que estuvo sufragando en el trascurso del año y en el caso de los artistas se descuenta las retenciones efectuadas por la empresa retentora”, concluyó.

La recaudación de los tributos ingresan al Presupuesto del Estado y con ellos se garantiza los servicios públicos gratuitos que disfruta la ciudadanía, entre otras necesidades sociales, de ahí la importancia de empeñarse por conocer mejor el Sistema Tributario Cubano y favorecer sus procesos cumpliendo con la responsabilidad tributaria.

Isla de la Juventud
Yuniesky La Rosa Pérez
Yuniesky La Rosa Pérez

Licenciado en Comunicación Social en la universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *