Combatir por ellos fue un honor

Las emociones afloran cuando recuerda su encuentro con Fidel

A sus sesenta años Jorge Andino Cobas se considera satisfecho con su labor como combatiente internacionalista. No se arrepiente de haber participado en esta heroica misión, por el contrario, siente orgullo infinito haber ayudado a la liberación de pueblos africanos.

Una calma abrumadora inundaba la sala donde se llevaría a cabo la entrevista. Sentado a mi lado en una silla de madera barnizada, alrededor de la mesa del comedor de su casa, estaba Andino, quien fuera hace años un combatiente que partió hacia tierras lejanas para apoyar su independencia.

Andino se mudó a la Isla de la Juventud desde que era un niño y se incorporó a la vida militar cuando cumplió 17 años. Fue combatiente desde 1978 hasta 1980 en Etiopía y luego estuvo en Angola de enero a septiembre de 1982.

“Me incorporé al servicio militar en 1974 en la Isla de la Juventud, donde permanecí durante tres años,” comenta. Cuando le avisaron que había sido escogido para ir a luchar a África sintió un orgullo inmenso. Para él representó un honor participar como combatiente  en defensa de los pueblos africanos, ya que con el cumplimiento de estas misiones saldaba su propia deuda con la Humanidad.

“Lo más difícil para mí fue pensar en mis seres queridos a los cuales había dejado atrás, para cumplir la misión encomendada. Se siente nostalgia,” cuenta rememorando aquellos días.

Jorge afirma no haber sentido miedo durante el combate, ya que durante la etapa de preparación previa, en Cuba, habían sido educados psicológicamente para enfrentar este tipo de situación. Cada vez que salía a cualquier misión pensaba en que estaba representando al pueblo cubano y a la Revolución, inspirado en el ejemplo del Comandante en Jefe, a quien admira inmensamente.

Tuvo la oportunidad de conocer a Fidel en una visita que este realizara a la tercera brigada de tanques a la cual Andino pertenecía, allí el comandante resaltó la importancia del cumplimiento de esta tarea en defensa del pueblo etíope, las palabras de elogio hacia las tropas internacionalista cubanas lo llenaron de emoción. Varios sentimientos se juntaron en su mente: alegría,  respeto y también mucho orgullo al tenerlo en frente.

Las emociones afloran cuando recuerda su encuentro con Fidel

Recuerda con profunda fraternidad a los compañeros africanos con los que compartió, especialmente a los etíopes, con quienes tuvo más relaciones y hacia los cuales hoy siente un cariño entrañable. También conserva pasajes tristes, una guerra siempre deja marcas dolorosas en los corazones de los seres humanos. Los compañeros junto a quienes se lucha se convierten en familiares.

“Ahora me viene a la mente la pérdida de un hermano cubano caído en el cumplimiento del deber cuando nos encontrábamos participando en una limpia contra bandidos, ahí caímos en un  campo minado, siempre lo recordaré pues era un compañero querido por todos,” dice con un peso que le nubla la mirada.

Andino cree que el internacionalismo es la esencia del Marxismo-Leninismo, es saldar una deuda con la Humanidad, es prestar la ayuda solidaria a aquellos pueblos que luchan por su libertad.

“Me siento realmente feliz y satisfecho con lo poco o lo mucho en que pude colaborar con los hermanos de África, a fin de cuentas esa es la base de nuestro país: la solidaridad. Combatir por ellos fue un honor”.

Otras de la Isla de la Juventud
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *