Combate intenso desde el primer oreo

Foto: Yesmani Vega Ávalo

Las sistemáticas precipitaciones que desde mayo están presentes en el municipio han puesto en tensión a la actual campaña de siembras de granos, viandas y hortalizas como garantía del 70 por ciento de los alimentos del agro a los pineros el venidero año.

Lugares como el poblado Julio Antonio Mella, La Reforma y Argelia Libre, por citar las zonas con menos escasas precipitaciones, han visto colmadas sus áreas.

Pero siempre que llueve escampa y es en ese oreo de los campos donde todo debe estar dispuesto para la recuperación de los atrasos en la preparación de tierras, principal escollo en este momento, cuando las fuerzas se asuman con toda la responsabilidad y eficiencia que requieren estos tiempos para sacarle el máximo provecho a los equipos, mucho de ellos incorporados como parte del Plan de Desarrollo Integral.

El empeño es tenerlo todo a punto: maquinaria, combustible, fertilizantes y una programación que lejos de crear dificultades, funcione como un reloj, generando confianza entre los productores de las diferentes formas productivas.

Lo importante ahora está en sementar en el tiempo previsto, si las lluvias amainan, las 26 mil 750, 2 hectáreas con énfasis en las viandas, hortalizas y granos, y donde los frutales y el alimento animal, ocupan espacios significativos, este último para amortiguar la falta de pienso.

Esa estrategia es premisa ineludible para avanzar en el autoabastecimiento territorial, que deberá aportar las 30 libras per cápita mensual de productos agrícolas para la alimentación de la población.

Tengo la oportunidad de participar en los encuentros organizativos de cada domingo desde el inicio de los trabajos con las formas productivas y directivos de las entidades, y lejos de temer a las dificultades, se aprecia la disposición de darlo todo desde el surco, las granjas avícolas y porcinas y del colectivo de la apicultura por materializar sus compromisos.

Ahora es necesario poner en práctica la experiencia de muchos y solventar los imprevistos con iniciativas, sin dejar de tener en la mira que esta es una etapa decisiva para garantizar una alimentación balanceada a la población, a la cual se debe este sector productivo.

Al parecer este invierno lluvioso dará la tregua para entrar con la maquinaria en los campos y prepararse para el intenso combate, donde la disciplina, organización y entrega son factores imprescindibles en aras de garantizar la alimentación de los pineros.

La Ruta Por una Isla próspera Suplementos
Pedro Blanco Oliva
Pedro Blanco Oliva

Licenciado en Literatura y Español en la universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomado en Periodismo con más de 40 años en la profesión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *