Coleros camuflados a la sombra de los más vulnerables

Foto: Internet

La covid-19, entre otras secuelas, saca a la superficie temas sociales a veces escabrosos: un lector sugiere el acercamiento periodístico a la situación que hoy motiva este comentario: “…discapacitados en las colas, ¿verdaderos o falsos?”

Y es que cualquier entorno viene bien para algunos –por suerte, una muestra ínfima– que ven en el derecho ajeno un reto para vulnerarlo y sacar ventaja gracias a su, muy personal “inventiva”. Son, en estos momentos, el remanente cada vez más en retroceso de los bien conocidos coleros, acaparadores y revendedores. Una especie casi en extinción, pero que todavía se resiste a desaparecer. Hicieron de las colas, o pretendieron hacer, un modo de vida, sin aportar los resultados de su trabajo a la sociedad pero, eso sí, beneficiándose de cuanto nuestro Estado pone a disposición de quienes aportan cada día un quehacer honroso.

Ahora pretenden mimetizarse a la sombra de un sector vulnerable de nuestra sociedad, los ciegos, sordos o limitados físico-motores. Y aprovecharse de un derecho que no les corresponde, refrendado en nuestras leyes para garantizar una vida mejor a quienes precisan de tal prerrogativa. Olvidan, además, que cualquiera de nosotros (de ellos, mejor dicho, o sus familiares) puede sufrir un accidente y de un momento a otro convertirse en una persona limitada, como ocurrió a tantos hoy discapacitados.

La relación de montajes en escena a que recurren con frecuencia para vulnerar el orden sin recibir la correspondiente contravención, es realmente sorprendente. Refiramos mejor cuáles son las barreras establecidas para contenerlos y desalentar su actuación.

En La Fe, segundo poblado pinero por su importancia y número de habitantes, la cantidad de asociados a la Aclifim sobrepasa los 200, agréguense a estos quienes integran la Ansoc y la Anci; o sea, sordos y débiles visuales.

Todos tienen carné de asociado –según Mercedes Planas Rivero, una de sus representantes en La Fe– y para los18 aprobados recientemente por la Comisión Médica, pero que no lo tienen todavía aunque ya son miembros en propiedad, se les dotó de un documento firmado y acuñado donde se hace constar que su carné está en trámites. Los encamados o quienes no pueden físicamente desplazarse y transitar tienen otro documento con el nombre y carné de identidad del miembro de su familia (no cualquier miembro) autorizado a realizar sus compras.

Basta, por tanto, que los integrantes del Grupo de Apoyo a la Lucha Contra Coleros, Acaparadores y Revendedores le soliciten uno de estos documentos para que los pretendientes a un derecho que no les pertenece queden automáticamente descartados.

Este es un tema muy susceptible, por supuesto, donde deben primar el tacto y la delicadeza en el trato con las personas. Exigir sí, cuando sea justo y preciso, pero sin tocar extremos. Reglas para todo, sirven para nada,sentencia un viejo adagio. Y entre los pocos ficticios habrá también quien no lo sea.

Es preciso reconocerlo a tiempo y apoyar su legítimo derecho a comprar como impedido, evitándole permanecer en la cola más tiempo del que en su caso sea estrictamente necesario.

Isla de la Juventud Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *