Clase magistral desde la plástica

La calidad de las obras atrajo a personas de todas las edadesVuelven los artistas-profesores de la Academia de Artes Plásticas Wilfredo Lam a hacer suyas las paredes de la galería de arte Martha Machado. Esta vez y hasta el próximo mes de mayo, exponen sus obras en una suerte de clase magistral desde la creación, no solo para sus estudiantes, sino para todo el público pinero.

 

 

El quinto salón de profesores Oficio de cada día ya está dando de qué hablar en las aulas y pasillos de la escuela y también en las calles del Municipio Especial

Parte del público entró al cuadrilátero a romper la piñata

Fotos: Gerardo Mayet Cruz

Vuelven los artistas-profesores de la Academia de Artes Plásticas Wilfredo Lam a hacer suyas las paredes de la galería de arte Martha Machado. Esta vez y hasta el próximo mes de mayo, exponen sus obras en una suerte de clase magistral desde la creación, no solo para sus estudiantes, sino para todo el público pinero.

El quinto salón de profesores Oficio de cada día ya está dando de qué hablar en las aulas y pasillos de la escuela y también en las calles. La calidad y variedad de las propuestas, así como el certero uso de técnicas, colores y temas, pusieron al descubierto al talentoso artífice que habita en cada docente.

Francisco Leyva, uno de los ponentes del salón Oficio de cada día “Esta es una manera de desarrollar la creatividad del artista, de exponer nuestras obras y darle seguimiento a las problemáticas en la sociedad y de una manera más artística, hacerles ver a las personas esas cosas que no se ven”, explicó al Victoria, Francisco Leyva, quien imparte dibujo y presenta en el salón.

“Constituye, además, una forma de darles el ejemplo a los muchachos. Cuando damos el paso al frente y ponemos nuestra obra frente a ellos, esta se convierte en un antecedente para su trabajo”, concluyó.

La inauguración de Oficio… se convirtió en una especie de fiesta donde al disfrute del buen arte, le acompañó la alegría del niño que los grandes llevan dentro cuando rompieron una piñata en un improvisado cuadrilátero.

Una balsa salvavidas construida con cartones de huevo, originales pinturas, dibujos y fotografías, atraparon a los alumnos, amigos y transeúntes; los hicieron volver una y otra vez a cada pieza para admirar, en esta única oportunidad, el oficio que mejor saben hacer los artistas-profesores de la Wifredo Lam.

La calidad de las obras atrajo a personas de todas las edades

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

{loadposition tabfinal}