Educación Isla de la Juventud

Cinco escuelas en Isla de la Juventud serán avanzada comunitaria y educacional

La escuela especial José Martí, en Nueva Gerona, está entre los centros de la Isla de la Juventud que comenzarán en septiembre el tercer proceso de perfeccionamiento educacional cubano

Con el próximo curso serán cinco los centros escolares del municipio especial de la Isla de la Juventud que comenzarán el tercer proceso de perfeccionamiento del sistema educacional cubano, en un movimiento que aboga no solo por la preparación más integral de los estudiantes, sino también por mayor vínculo de las escuelas con la familia y la comunidad.

Las instituciones escogidas aquí son el círculo infantil Ismaelillo, la primaria Manuel Alcolea –que mereció el pasado año el Premio del Barrio otorgado por la dirección nacional de los CDR–, el preuniversitario Celia Sánchez Manduley, la escuela especial José Martí, todos de la capital pinera, y la secundaria básica Protesta de Baraguá, en La Fe, en los grados iniciales –primero, segundo y cuarto años de vida, séptimo y décimo–, para luego, de forma paulatina insertar otros grados.

Se trata de novedades que además de conocer el barrio en esas comunidades, lo convoca a un mayor vínculo con la escuela y esas modificaciones, que incluyen la aplicación de nuevos planes de estudio en los grados iniciales, además de cambios en la organización escolar y en la base material de estudio.

Las autoridades educacionales insisten en que esta no es una tarea exclusiva de la escuela, pues se labora de conjunto con los consejos populares y las entidades de cada comunidad, por lo que lleva implícita una nueva mirada, más inclusiva y protagónica de todos, desde los CDR y demás organizaciones de masa, hasta las instituciones estatales y no estatales que forman parte de la vida y los sueños del barrio.

De la escuela depende crear un currículo institucional que garantice la unidad del sistema y potencie el uso eficiente de los recursos humanos y materiales de forma colectiva, también correrá a su cargo la novedosa concepción de mayor flexibilidad de los estilos de dirección, brindándole a cada centro la posibilidad de realizar cambios por sí mismo, según sus necesidades y por supuesto el contexto donde está ubicado para en esa misma medida propiciar esa relación interactiva y transformadora que a la vez que incida en el colectivo escolar, este también provoque una influencia positiva en la comarca.

Precisamente a partir de este enfoque comunitario como nunca antes,por ende, la mayor responsabilidad cae sobre cada uno de los actores sociales, quienes están llamados a asumir roles protagónicos en pos de contribuir a que las transformaciones previstas den respuesta a las diferentes preocupaciones y problemáticas existentes en el plano social.

El tercer perfeccionamiento de la Educación en Cuba se aplicará en todas las enseñanzas el próximo curso escolar, y da continuidad a los realizados en 1975 y 1987 con la premisa de elevar la calidad del proceso docente educativo en estrecho vínculo con la comunidad.

 

Diego Rodríguez Molina
Diego Rodríguez Molina

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana. Tiene más de 40 años en la profesión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *