Cinco “C” antecedentes para dos “C” consecuentes en nuestra sociedad

La Bandera de la Estrella Solitaria. Foto: Jorge Luis Rivera/ Cubadebate

Aunque tenga apariencia de acertijo de la columna Para Pensar…, se trata de un artículo de opinión en que abordaré con intención integradora un asunto de alta importancia para mejorar el funcionamiento de nuestra sociedad. Las cinco C antecedentes: ciencia, conciencia, capacitación, control y castigo. Las dos C consecuentes: cumplir y cabalmente.

El marco teórico elemental:

  • Antecedente: Algo de suma importancia para una finalidad dada
  • Consecuente: Algo que se alcanza a partir de los antecedentes debidamente aplicados.

El problema: La inconsistencia y no durabilidad de muchas de las soluciones que ponemos en práctica en diversos procesos de nuestra vida económica y social, entre ellas:

  1. La higienización de las principales ciudades
  2. La tramitación vinculada a la vivienda
  3. La disciplina social en la vía pública
  4. Los precios minoristas
  5. El funcionamiento del Sindicato
  6. La autonomía empresarial
  7. El rol de los funcionarios públicos
  8. El rol de la PNR
  9. La calidad de la educación
  10. La participación ciudadana en el Gobierno de la Sociedad
  11. La “quinta” función de la dirección. Planificación; Organización, Mando, Control y “Coordinación”.
  12. La gestión de los delegados de base, provinciales y diputados

El método científico es inseparable de la experimentación, de la práctica social concreta en tiempo y espacio; si algo que concebimos, diseñamos construimos y aplicamos bien sale mal ¿por qué será?

Expliquemos las cinco C antecedentes con la brevedad que un artículo como el presente requiere:

  • Ciencia: Se entiende como ciencia, la actividad humana dirigida a la adquisición sistemática y organizada de nuevos conocimientos verificables, los cuales permiten develar las interconexiones esenciales entre los procesos naturales, sociales y del propio hombre, con el fin de lograr soluciones y descubrimientos, desde una perspectiva abarcadora, de las leyes, fundamentos y tendencias del desarrollo de la naturaleza, así como de la sociedad.

Dudar de la veracidad de lo que nos es trasmitido del pasado, investigar viejos o nuevos fenómenos a partir de la experiencia o de los más novedosos enfoques contenidos en la actual acumulación de conocimientos, en vez de admitir sin cuestionamiento alguno, los resultados, leyes científicas, aseveraciones o experiencias del pasado tal como nos llegan: ¡eso es hacer ciencia! Sépase, en la Ciencia no existen verdades absolutas. Solamente la Ciencia conlleva en sí misma la enseñanza sobre el peligro que representa creer absolutamente en la infalibilidad de los grandes maestros de las generaciones anteriores.

  • Conciencia: conocimiento interior del bien y el mal. Actividad mental a  la que solo  tiene acceso el propio sujeto .Aquello en que hay duda si se puede ejecutar o no lícitamente. Que tengamos convicciones profundas y deseos de que el problema se resuelva a fondo y sin retrocesos ingenuos
  • Capacitación: conjunto de acciones de preparación, continuas y planificadas, en correspondencia con las necesidades de la producción, los servicios y los resultados de la evaluación del trabajo, concebida como una inversión, dirigida a mejorar las calificaciones y recalificaciones de los trabajadores, para cumplir con calidad las funciones de los cargos y asegurar su desempeño exitoso con máximos resultados.
  • Control: Comprobación, inspección, fiscalización, intervención; proceso mediante el cual se intenta asegurar que lo diseñado alcance el objetivo propuesto; de grantizar el cumplimiento de las leyes.
  • Castigo: Pena que se impone a quien ha cometido un delito o falta.

Ahora las dos C consecuentes:

  • Cumplir: Perfección en el modo de obrar de hacer algo. Hacer lo correcto correctamente. Ser consecuente en pensamiento y acción con lo que se espera de cada uno de nosotros en la aplicación de la solución
  • Cabalmente: Excelente en su clase. Con mucho empeño, poniendo  uno todo cuanto está de su parte. Sin faltar a la verdad ni acudir a la expresión tristemente célebre “correr por tercera”; haciendo las cosas teniendo a nuestra conciencia como principal herramienta de control interno.

Las cinco C antecedentes no funcionan como una unión de conjuntos, sino como una intersección; en otras palabras se interconectan conceptual y funcionalmente. No es mi intención elaborar un modelo matemático predictor, sino ilustrar que esas cuatro C deben estar en sintonía sistémica.

En el caso de la ciencia la cuestión radica principalmente en el objeto y no en el sujeto, aunque hayan sido los segundos quienes lo parieron. Hay soluciones equivocadas por no corresponderse con el problema verdadero o sí pero no ataca sus causas sino más bien sus efectos. También sucede que falta coherencia temporal, estamos aplicando soluciones sin percatarnos que ya estamos en momentos significativamente diferentes, no digo que peores o mejores, simplemente diferentes.

La conciencia a mi juicio es la C más complicada de todas por su eminente carácter subjetivo en gran medida impredecible, en que se puede decir con total credibilidad algo y luego hacer casi todo lo contrario…Aquí aparecen los valores morales y éticos.

Es cierto que en no pocas ocasiones falta capacitación de los protagonistas de la solución, pensamos que con una explicación somera ya estamos preparados; no se comprueba con el rigor necesario si se dominan los conceptos, los procedimientos; si se conocen a fondo los deberes y derechos institucionales y ciudadanos. Pero por otra parte somos testigos de una gran cantidad de casos en que la gente sí sabe y sabe hacer bien las cosas pero no las hace.

El control como algo indispensable en la realización de procesos, que en la medida que son altamente automatizados se hacen menos complejos, pero cuando hay una intervención humana significativa se vuelven más complejos. En el segundo tipo de control hay que ser más creativos y analíticos. Aplicar el control selectivo; el control por el impacto del proceso; el control que provee la modificación en tiempo real. El control no debe dejar de dirigirse a evitar  que suceda lo malo pero debe principalmente asegurar que suceda lo bueno.

El castigo o la coerción que debemos pensar y elaborar como normas jurídicas para defender a la sociedad de quienes se convierten en delincuentes, en corruptos, en promotores y protagonistas de las indisciplinas sociales. Que no haya temor en aplicar con todo rigor, justicia y sentido humano la fuerza de las leyes para quienes violen la legalidad que todos o la inmensa mayoría hayamos aprobado.

Sin el cumplimiento a cabalidad de los deberes de cada ciudadano no podremos aspirar a una sociedad mejor; no podemos contentarnos con una mejora esporádica, inconsistente. No debemos abusar del método de prueba y error; cuando se hace de esto práctica cotidiana caemos en el método de intentona y horror

Vamos a navegar por uno de los casos antes enunciados,  reales y actuales en nuestro entramado socioeconómico en la que las C antecedentes no están en andar armónico con las C consecuentes. Verán que la lista es grande, pero solamente navegaré por una, ojalá que los cubadebatientes que puedan y quieran se involucren y propongan su navegación por algunas de las restantes o por otras que tenga a bien incorporar.

El rol de los funcionarios públicos

Desde la ciencia es necesaria una adecuada conceptuación de tan importante rol social; dejando claro que se trata de servir al pueblo y en correspondencia recibir de la sociedad una retribución material y reconocimiento social que lo estimule, que lo motive. Hay que seleccionar bien a la persona que ejercerá tal rol, de manera que determinadas cualidades psicológicas se correspondan con la función que desarrollarán.

La conciencia resulta básica en el funcionario público; debe estar del lado del deber y no de aprovecharse para vivir mejor a costa de sus conciudadanos, violando lo establecido; haciéndole el juego al burocratismo.

La capacitación es un antecedente necesario para el funcionario público sepa desenvolverse, que conozca a fondo los procedimientos legales, que se le enseñen técnicas de comunicación interpersonal, y de solución de problemas. Se debe comprobar que aprendió que sabe  y sabe hacer las cosas.

El control debe realizarse por diferentes vías, entre ellas el de las quejas y felicitaciones dejadas en libros, buzones tangibles e intangibles, es decir los físicos y los a distancia utilizando la teleinformática. También mediante las inspecciones no avisadas y cuando el caso lo requiera mediante la utilización de controladores secretos.

El castigo debe ser siempre justo, en que haya correspondencia entre la falta y la medida que se aplique. Debe ser educativo para el autor y los demás implicados o pares laborales. Cuando el caso lo requiera debe ser divulgado humanamente por los medios de información y comunicación.

El cumplimiento de las funciones debe ser acordado por cada funcionario y su evaluador, de manera que no haya o sean mínimas las cosas que no sabían bien o la entendieron de otra manera.

Calificarlo de cabal significa que se cumple con los indicadores de medida acordado con el funcionario público. Entre estos indicadores no debía faltar lo relativo al tiempo anunciado en la solución del problema; la eficacia en cuanto a que no le falte algo que lo invalide, un cuño una firma, un dato, o que contenga una errata sobre todo cuando se trata de documentos de carácter legal.

Ahora viene lo que le añade valor a este ejercicio de Pensar para hacer mejor las cosas. Analizar las C consecuentes en un proceso o institución determinada en que actúa el funcionario público y valorar si están bien. Si no están bien o están mal como sucede a menudo, entonces debemos ir a las cinco C para analizar dónde están las fallas y adoptar las medidas correctivas sin extremismos pero con firmeza.

Como siempre confío en los cubadebatientes que con sabiduría y compromiso decidan  involucrarse.

Ciencia y Tecnología Cuba
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *