Ciencia, innovación, tecnología… cimiento en la primavera

Foto: Internet

Aplicar la ciencia, tecnología, innovación, el empleo de los medios biológicos y la constante búsqueda de alternativas aprovechando más las potencialidades propias serán la clave para enfrentar la presente campaña de siembra de primavera ante un complejo y exigente escenario caracterizado por la limitación de recursos.

Justo con los medios biológicos producidos en el territorio como principal aseguramiento ante la escasez de productos químicos, fertilizantes y otros grandes insumos, inició la actual contienda que necesitará de la sapiencia de los productores para tratar de duplicar las siembras en aras de lograr el crecimiento que demandan las políticas de cada cultivo para el Municipio.

Esta campaña, según datos facilitados por Daniel Rodríguez Parra, delegado municipal de la Agricultura, se prevén plantar 1 868 hectáreas (ha), con un ambicioso plan para las viandas de 885 ha, ello responde a las nuevas políticas establecidas del país para el chequeo del plátano, boniato, yuca y malanga como principales productos seleccionados. Para las hortalizas están concebidas 500 ha, de granos 295 ha y alrededor de 200 de frutales.

De yuca la propuesta es sembrar entre 70 u 80 ha cada mes; antes se plantaban de 35 a 40 ha, pero urge duplicar la cifra en aras del ansiado crecimiento en el terruño.

Tal empeño tiene lugar en medio de las transformaciones que se llevan a cabo en el país con la implementación de la Tarea Ordenamiento, encaminada a buscar más eficiencia en los procesos productivos y propiciar la confianza del campesinado ante la incertidumbre con el encarecimiento de los costos.

Precisamente el 70 por ciento de las producciones agrícolas sale del esfuerzo del sector privado que asume la tarea con una vetusta maquinaria en la cual inciden no pocos gastos en el consumo de aceite, combustible, grasa y difícil situación con neumáticos y piezas de repuesto.

Por eso continúan aprobándose políticas y revisando los planteamientos y las preocupaciones de las bases productivas, sin perder tiempo ni dejar de incentivar la exportación de productos que permitan obtener liquidez y posibilite a los campesinos adquirir los insumos necesarios en la tienda de compra con moneda libremente convertible (MLC) de la Empresa de Suministros Agropecuarios.

En ese sentido es vital encadenar a los productores en ese sistema, y en ello se trabaja, con producciones propias como el melón, ají pimiento, tomate, pepino y otras hortalizas y viandas.

La creación de un polo exportador en la Isla de la Juventud resalta como elemento esencial para el cumplimiento de estos propósitos, teniendo en cuenta que las principales empresas importadoras y exportadoras del país radican fuera del Municipio, por lo cual resultaría más beneficioso gestionar esos procesos desde acá.

Aún resta mucho por hacer para alcanzar las metas propuestas, mas no estamos solos. Ya labora en la Isla la avanzada de equipos pesados que arribó al territorio para apoyar en la preparación de tierra ante la baja disponibilidad técnica de la maquinaria local.

El escenario es complejo, el cerco económico, comercial y financiero impuesto por el gobierno estadounidense arrecia y la crisis mundial provocada por la pandemia también genera más limitaciones, pero como siempre la voluntad del campesinado no admite equivocación: superar los obstáculos fajados en el surco.

Isla de la Juventud
Yuniesky La Rosa Pérez
Yuniesky La Rosa Pérez

Licenciado en Comunicación Social en la universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *