Ciencia a favor de la vida

Hace apenas unas horas el diario Juventud Rebelde daba a conocer que en informe presentado por el doctor en ciencias Pedro Más Bermejo sobre la evolución del índice Oxford contra casos activos de la COVID-19, Cuba se ubicaba entre los gobiernos con mejores resultados en el enfrentamiento a la pandemia.

La noticia es reflejo del trabajo activo y sostenido de varios sectores en pos de limitar al máximo la presencia de la enfermedad.

Y si bien los aplausos de cada noche se dedican especialmente a los médicos y las enfermeras en la primera línea contra el virus, es merecido reconocer a quienes desde las ciencias aportan a la salud del pueblo.

Entre los ejemplos están las predicciones matemáticas del comportamiento del nuevo coronavirus (las conocidas curvas de contagio), los estudios acerca de la relación entre el clima y la enfermedad o el análisis geoespacial de la población vulnerable a partir del empleo de la cartografía y los sistemas de información geográfica.

Tampoco dejaría de citar el pesquisador virtual, aplicación creada por Cinesoft y convertida en importante herramienta de apoyo a las pesquisas activas y el acceso a datos claves en tiempo real.

Pero si vamos a la aplicación de la ciencia desde su arista más tangible, imposible no hablar de fármacos como la Biomodulina T
–aplicado a grupos vulnerables en hogares de ancianos y otros centros– y el muy reconocido alfa -2b, o las gotas homeopáticas y la tecnología Suma. Ello sin contar los aportes del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) para una vacuna contra el Sars-CoV-2.

No importa si sale de las aulas, de laboratorios o centros de investigación, tampoco que parta de una especialidad u otra, lo significativo es que las ciencias dan el paso al frente ante la compleja situación, como confirman las 460 investigaciones, estudios, intervenciones y ensayos clínicos al respecto.

Si el futuro depende de hombres de ciencia, como afirmara Fidel, podemos asegurar que saldremos victoriosos. Para ellos también el aplauso de cada noche.

Ecoisla 2020 Isla de la Juventud
Yenisé Pérez Ramírez
Yenisé Pérez Ramírez

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *