Chacón necesita crecer

yojamna-opinionPor Yojamna Sánchez Ponce de León

El reparto Juan Delio Chacón festeja desde ayer su aniversario 47. Los que lo vieron levantarse entre la colosal cárcel para hombres y el cenagal que existía entonces en el área, casi lo desconocen. Chacón ha crecido. A aquellas primeras 40 casitas, el cine, el círculo infantil, la bodega y la peluquería se sumaron otras edificaciones necesarias como los consultorios, la escuela, el Joven Club de Computación, la panadería…

yojamna-opinionPor Yojamna Sánchez Ponce de León

El reparto Juan Delio Chacón festeja desde ayer su aniversario 47. Los que lo vieron levantarse entre la colosal cárcel para hombres y el cenagal que existía entonces en el área, casi lo desconocen. Chacón ha crecido. A aquellas primeras 40 casitas, el cine, el círculo infantil, la bodega y la peluquería se sumaron otras edificaciones necesarias como los consultorios, la escuela, el Joven Club de Computación, la panadería…

Crece, también, al exhibir con orgullo su alto número de profesionales incorporados a casi la totalidad de los frentes de la economía pinera, cuando celebra el reconocimiento a la labor de sus internacionalistas en otras tierras y los resultados alcanzados por sus jóvenes deportistas.

Pero muchos de los que han hecho su vida en el tranquilo lugar ansían que, a su vez, continúe creciendo en valores. Es un hecho; al caminar por las calles ya su gente no se conoce como antes. Nuevos vecinos se han mudado con el paso de los años, unos buenos y trabajadores, otros no tanto, pero la preocupación de la mayoría radica en que a sus cuatro décadas ya el Consejo Popular no muestra el mismo espíritu de unidad, laboriosidad y deseos de hacer por la comunidad.

De niña recuerdo a los chaconeros en fechas significativas volcados a las calles, inmersos en acciones de embellecimiento, pintando y haciéndolo lucir bonito y sus bien cuidadas áreas verdes eran sitio de juegos para los infantes que éramos entonces.

Hoy la realidad es otra, ya no posee la acostumbrada armonía de sus construcciones, la mayoría de sus calles están rotas por la urgencia de tener agua, se evidencia falta de limpieza en algunas cuadras a pesar del empeño de las trabajadoras de Comunales,  parece un pueblito del Oeste por donde se pasean los caballos y es notable la falta de sentido de pertenencia, manifestado en la pasividad ante indisciplinas sociales.

Jorge Francisco Faure, delegado de la circunscripción 44, coincide en que como antaño, no reina la búsqueda de soluciones en la colectividad a los problemas del barrio. Así se apreció en el recién finalizado Proceso de Rendición de Cuentas, donde los planteamientos se centraron solo en pedir y no valoraron cómo resolver algunas situaciones con la participación de todos.

En estas jornadas en que se suceden encuentros con fundadores y delegados de mandatos anteriores y actividades para los más pequeños en medio de un ambiente festivo y de alegría a Chacón, regalo de la Revolución a un puñadito de sus hijos, le urge rescatar el empuje, la belleza, limpieza y el trabajo mancomunado de organizaciones y pobladores que siempre lo caracterizó.

Su gente tiene que enseñarles a los niños a querer la escalinata, ese cuartel convertido en fuente de conocimiento, sus playas. Debe devolverle la determinación ante lo mal hecho por eso. En fecha tan especial pretendo que venga a ser este comentario una exhortación a lo que estamos a tiempo de rescatar, en nombre del amor que sentimos por ese pedacito nuestro repleto de la riquísima historia de la patria y de la de cada una de sus familias.

 

 

Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}