Celebración con nasobuco y compromiso

¡El periódico llega hoy a su aniversario 54!… junto al pueblo y ondeando cada febrero otro año de victoria.

Foto: Yoandris Delgado

Cada salida de este medio de comunicación, cuyo primer nombre fue Hasta la Victoria siempre en homenaje al Che, ha sido un triunfo, pues han estado la constancia y el ajetreo reporteril tras la noticia de un colectivo donde bisoños y longevos andan de la mano, en armonía, como buen binomio.

Aunque apagaremos las velitas, esta vez la celebración será diferente porque así se nos torna la vida cotidiana con esta titánica batalla contra la pandemia que desde el pasado año tiene al mundo patas arriba; también les ha cambiado la vida a las personas y hasta las rutinas en los medios de comunicación.

Así, con nasobuco y distanciamiento social en una cobertura
–porque puede que levanten una zona en cuarentena y algunos desde sus casas se mantengan en plena práctica del teletrabajo–, será la celebración de estas más de cinco décadas junto a los lectores y público en el ciberespacio, llevándoles el acontecer de un terruño que conserva las huellas de Martí, Fidel y demás Moncadistas.

Arduo y no poco escabroso ha sido el camino de este órgano nacido en una añosa rotativa, al calor del plomo, para luego pasar a la era de las computadoras, atemperándose a las nuevas tecnologías de la comunicación e información.

Disímiles son los diplomas y reconocimientos mostrados con orgullo  en el Salón de Historia del centro; para quienes estamos hoy
–sin olvidar a los que no están y enriquecen nuestras páginas– constituyen ese motor impulsor hacia nuevas metas camino a los 55.

Rejuveneciéndonos de manera constante y con la madurez brindada por los años nos atemperamos a esa transformación del sistema de prensa público al cual nos convoca la Upec para satisfacer las necesidades informativas de las audiencias.

Las publicaciones digital e impresa, así como el actuar en las redes sociales nos impulsan a un periodismo hipermedia de calidad. En ese andar avanzamos para ofrecer un producto comunicativo integral.

Y así será la festividad, con nasobuco, protección y superior responsabilidad, para llegar a los 55 con un Victoria mucho más maduro, siempre dispuesto a aglutinar en sus páginas las miradas más agudas, reflexivas y comprometidas con los valores de justicia social conquistados.

 

Isla de la Juventud
Karelia Álvarez Rosell
Karelia Álvarez Rosell

Licenciada en Defectología en la Universidad Carlos Manuel de Céspedes, Isla de la Juventud. Diplomada en Periodismo con más de 30 años en la profesión.

Colaboradores:

2 Replies to “Celebración con nasobuco y compromiso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *