Opinion

Premio inmerecido

Los padres disfrutamos como nadie los triunfos de nuestros hijos. Cada logro es motivo de orgullo, admiración y la muestra de que van bien encaminados en su realización personal, pero a veces, los y nos engañamos permitiendo que se vanaglorien con resultados que no son fruto de su intelecto ni creatividad.