Canciller cubano denuncia presiones y chantajes de EEUU (+ Video)

Rodríguez Parrilla durante conferencia de prensa este jueves en la cancillería. Foto: @CubaMINREX / Twitter

El Gobierno de Estados Unidos ejerce hoy presión y chantaje contra terceros países para incitar pronunciamientos contra Cuba, como parte de su agenda desestabilizadora, de acuerdo con la denuncia de autoridades de la isla.

El canciller Bruno Rodríguez divulgó la víspera una declaración conjunta de condena a La Habana y responsabilizó al Departamento de Estado de su redacción para promoverla en miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Rodríguez emplazó al secretario norteamericano de Estado, Antony Blinken, a reconocer o desmentir las presiones que ejerce sobre terceros países con tal fin, forzándolos a sumarse a esta declaración o emitir una similar.

Dicho documento prueba coacción sistemática y con poco éxito, que los lleva al desespero, señaló por su parte el titular de América Latina del Ministerio de Relaciones Exteriores cubano, Eugenio Martínez, en la red social Facebook.

La declaración divulgada por las autoridades cubanas llama al respeto y libertades del pueblo de la isla al tiempo que omite los hechos vandálicos reportados durante los disturbios.

Al mismo tiempo, el texto exige al Gobierno de La Habana respetar derechos y libertades así como la liberación de los detenidos. Sin embargo, no menciona la campaña generada en redes sociales para generar el caos, operación que las propias autoridades cubanas calificaron de terrorismo mediático promovido desde Estados Unidos con la implicación del Gobierno de Florida.

Martínez responsabilizó al país norteño como actor fundamental en la fabricación de las condiciones, instigación y financiamiento de los disturbios reportados en la nación caribeña el 11 de julio.

Trabajando en la oscuridad con coacción y pocos resultados, Estados Unidos busca sumar países a su cruzada anticubana, para generar inestabilidad, dijo. Sin embargo, 19 países en América Latina y el Caribe en cinco días reclamaron el cese del bloqueo contra el país antillano, recordó.

De igual modo, Bruno Rodríguez rechazó este jueves las sanciones impuestas por la administración norteamericana contra el general de cuerpo de ejército Álvaro López Miera, ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, y la Brigada Especial Nacional, del Ministerio del Interior.

“Debería aplicarse a sí mismo la Ley Global Magnitsky por los actos de represión cotidiana y brutalidad policial que costaron 1021 vidas en 2020”, publicó en su cuenta de Twitter.

El canciller de la nación caribeña calificó de infundadas y calumniosas las sanciones impuestas por la Casa Blanca a las fuerzas del orden del país a través de un mensaje publicado en su perfil oficial de Twitter.

Rechazo infundadas y calumniosas sanciones del gobierno de EE.UU. contra el GCE. Álvaro López Miera y la Brigada Especial Nacional. Debería aplicarse a sí mismo la Ley Global Magnitsky por los actos de represión cotidiana y brutalidad policial que costaron 1021 vidas en 2020, escribió Rodríguez Parrilla en la red social.

Emplazo al gobierno de Estados Unidos a que presente un caso de un desaparecido

Hoy ha sido un día de incontinencia verbal, de verdadera locuacidad del Gobierno de Estados Unidos. He visto numerosas declaraciones, también de otros políticos estadounidenses”, dijo al comenzar su conferencia de prensa desde la sede de la Cancillería, el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Parrilla.

“El presidente Joseph Biden emitió un comunicado con la decisión de su Gobierno de, invocando la llamada Ley Magnitsky, aplicar sanciones políticamente motivadas e intencionadas, y totalmente irrelevantes desde el punto de vista práctico, contra el ministro de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, General de Cuerpo de Ejército Álvaro López Miera, que es un héroe de la Revolución cubana, un adolescente que se incorporó a la lucha en la Sierra Maestra, un héroe de la independencia de África.

También a la Brigada Especial Nacional del Ministerio del Interior, de la que nuestro Gobierno y nuestro pueblo se sienten profundamente orgullosos y que en estos días ha actuado con estricto apego a la ley, con moderación, con respeto a los derechos de los ciudadanos y con el respaldo de todo nuestro pueblo”, comenzó su intervención el canciller cubano.

Al responder a las declaraciones de Biden, quien anunció que continuará las sanciones contra los responsables de lo que él llama “represión contra el pueblo cubano”, Rodríguez Parrilla recalcó que Cuba las “rechaza de manera categórica y absoluta”.

“Aquí no ha habido un acto de represión contra el pueblo cubano, de la misma manera que no ha habido un estallido social, a pesar de la persistente mendacidad de algunos medios bien establecidos de la prensa internacional, asentados en particular en Estados Unidos y España y una profusión de calumnias, manipulaciones, enredos, mentiras y trucos baratos en las redes digitales.

“Sin embargo, gracias a estos hechos, el presidente de Estados Unidos ha cambiado de opinión y declarado que Cuba es una prioridad absoluta para el Gobierno Biden-Harris, lo contrario de lo que ha venido diciendo su Gobierno consistentemente, lo que ha venido presentando como excusa para mantener en permanente aplicación práctica y vigencia legal, no solo las medidas de bloqueo a Cuba, que tanto daño humanitario y económico provocan, sino cada una de las 243 medidas adicionales de bloqueo aplicadas por el Gobierno de Donald Trump, incluidas las 55 medidas, crueles y oportunistas, dirigidas a estrangular la economía cubana aprovechando la situación dramática que ha provocado en todo el planeta la COVID-19”.

El ministro cubano de Relaciones Exteriores afirmó que “el presidente de Estados Unidos y su gobierno podrían ocuparse mejor del patrón racial diferenciado, los errores judiciales, el racismo sistémico, la represión brutal a la protesta social, la represión brutal a las protestas que se produjeron legítimamente en ese país con motivo del frío asesinato de ciudadanos afrodescendientes”.

Igualmente, “podría ocuparse de la situación de más de 400 periodistas, que sufrieron lesiones o violencia cuando cubrían las manifestaciones raciales en Estados Unidos, de ellos más de 300 bajo acciones de brutalidad policial”.

Aclaró que el Gobierno de Estados Unidos “no tiene ninguna autoridad moral para pedir que se libere a personas detenidas en Cuba. Es un acto de injerencia e intervención en nuestros asuntos internos”.

Sobre este punto, subrayó que la Administración Biden “miente cuando se refiere a manifestantes pacíficos, elude reconocer que hubo actos violentos, evita las denuncias que se han hecho por parte de nuestro Gobierno, primero de la persisten instigación a actos violentos y actos de terrorismo que desde el territorio de EE.UU., con absoluta impunidad, se han venido realizando en los últimos años, en particular en los últimos meses, y muy en particular a partir del 15 de junio y después del 5 de julio, como ya hemos denunciado con copiosa evidencia.

“No han dicho nada el presidente, ni su secretario de Estado, ni sus consejeros de Seguridad Nacional en la Casa Blanca, ni nadie, atreviéndose a refutar las acusaciones que hice o desmentir la evidencia que presenté”, dijo.

“Es sabido que las autoridades cubanas, y en particular las autoridades de orden interior, la autoridad policial, actuaron con estricto apego a la ley y absoluto respeto a las normas que rigen su conducta, con el mínimo de fuerza frente a actos vandálicos y violentos que ocasionaron lesiones a oficiales de policía y a civiles, a ciudadanos cubanos que se opusieron a dichos actos o proclamaron su apoyo a la Revolución y al Gobierno cubano, o que enfrentaron hechos de violencia y vandalismo que se produjeron de manera limitada en algo más de una docena de locaciones específicas el día 11 de julio”, afirmó Rodríguez Parrilla.

Desde ese día −añadió−, con la excepción de algún hecho como el que provocó un fallecido, “el caso de un ciudadano con graves antecedentes penales que atacó a un policía, el país ha estado en absoluta calma, los servicios han funcionado con entera normalidad”.

“Emplazo a cualquier autoridad del Gobierno de EE.UU., que supuestamente se preocupa por los llamados manifestantes, o a cualquier entidad de cualquier país, a que presente un caso de un desaparecido, y me comprometo, en pocas horas, a desmentirlo con evidencias suficientes”, subrayó el ministro cubano de Exteriores.

Denunció que se han publicado listas de personas desaparecidas, que son absolutamente falsas. “Rechazo que haya incluso un solo caso, en un mundo en el que se sabe que ocurren atrocidades, donde en países de Sudamérica se han producido miles y miles de asesinatos de defensores de derechos humanos, activistas sociales, líderes comunitarios, de personas que se sumaron a procesos de paz, o casos terribles de los cuales el Gobierno de Estados Unidos ha sido muy tímido en referirse a ellos, como los llamados ‘falsos positivos’ o los asesinatos de civiles para presentarlos como beligerantes”.

“No es en Cuba −continuó− donde se utilizaron medios de represión sofisticados, equipos mecánicos, sustancias químicas, explosivos aturdidores, lanzadores automáticos de bombas tóxicas. No es Cuba ese país. Todos los días ocurre, sin embargo, a veces incluso en Europa y muy frecuentemente en EEUU, sin que la prensa hable mucho de ello”.

El canciller también emplazó al Gobierno estadounidense y a cualquier otro “a mencionar el nombre de un menor de edad que esté detenido en Cuba en este momento. Rechazo la calumnia insostenible de que ha habido pérdidas de vidas entre menores y jóvenes en relación con estos hechos de la semana pasada”.

Reafirmó que en la Isla “se cumple con estricto apego a la Constitución y a las leyes sustantivas y procesales cubanas, y con todas las garantías del debido proceso, el tratamiento judicial de los casos que se detuvieron”.

Sobre esos casos, informó que la mayoría de ellos se encuentran en libertad, habiendo sido multados o bajo medidas cautelares domiciliarias en los casos en que han sido instruidos de cargos o están sujetos a procesos de investigación.

“Rechazo contundentemente que haya habido un caso de tortura y emplazo a las personas que se han referido a eso, a que presenten nombres, lugares y evidencias”, añadió.

Ante la prensa nacional e internacional reunida en la sede de la Cancillería, en La Habana, Rodríguez Parrilla dijo que el Gobierno cubano rechaza la afirmación, contenida en el comunicado de la Casa Blanca, de que la Administración Biden está colaborando activamente con el sector privado en EE.UU. para identificar formas que den acceso seguro al libre flujo de información en internet. 

“Rechazo esta afirmación. El obstáculo principal a la conectividad de los ciudadanos cubanos con internet, con las redes digitales y con otros servicios de telecomunicaciones, es el bloqueo de Estados Unidos a Cuba, es la manipulación extrema de las redes digitales, es la conducta impropia de las plataformas tecnológicas y de los grandes emporios que hacen y deshacen, y que lamentablemente el Gobierno de EE.UU., en buena medida, controla.

“Informo, denuncio y reclamo al Gobierno de EE.UU. que actúe ante los cientos de ataques informáticos que se han producido y se están produciendo contra Cuba, con medios informáticos que están asentados en el territorio de EE.UU. y bajo soberanía de ese país, y que ocurren con total y absoluta impunidad. Preocupa gravemente a nuestro pueblo y a nuestro Gobierno, y debiera preocupar también a las instancias internacionales, la manipulación de información e imágenes que ocurre consistentemente hasta este momento”.

Preocupa gravemente a nuestro pueblo la manipulación de imágenes y hechos de la realidad cubana

En referencia a este tema, afirmó que “puedo decirle a la compañía CNN y a la opinión pública internacional, que CNN en Español realiza una manipulación sistemática y mendaz que violenta sus propias reglas, se aleja de estándares elementales de decencia informativa y de un periodismo veraz y objetivo, e irrespeta el derecho de los estadounidenses y de los ciudadanos del mundo de recibir información libre y veraz”.

Denunció que, de igual modo, el canal estadounidense Fox News ha continuado manipulando videos con alta tecnología “para hacer parecer manifestaciones de apoyo a nuestro pueblo, a la Revolución y el Gobierno como actos de oposición”.

Reiteró que el Gobierno cubano continuará, como lo ha dicho el presidente Miguel Díaz-Canel, atendiendo los aspectos de la realidad cubana que concurren en estas situaciones y “trabajando con desvelo en la atención a dificultades, carencia, privaciones y problemas que generan a nuestra población el desabastecimiento, el déficit de medicamentos, las condiciones difíciles en que vivimos en estos días por la coincidencia de factores como el bloqueo recrudecido brutalmente durante la pandemia por el Gobierno de Estados Unidos, la recesión económica internacional; en nuestro caso, la caída del turismo, y los gastos enormes a que ha obligado al país la prevención y el tratamiento de la pandemia de COVID-19”.

En otro momento, el canciller cubano precisó que, en su primera declaración, Biden atribuyó a la covid y a la gestión de la pandemia por el Gobierno “condiciones sociales complejas, que desmentimos categóricamente”.

“Las fosas comunes están en Hart Island, en Estados Unidos. No están en Cuba. Los muertos en las calles estuvieron en decenas de ciudades en Sudamérica y ocurre hoy en buena parte del planeta, y el Gobierno estadounidense nunca hizo campañas ni llamó a ayuda humanitaria ni lo consideró una razón de inestabilidad.

“El Gobierno de EE.UU. sabe que el mecanismo Covax era imposible para Cuba. Primero, por la limitada cobertura de apenas garantizar el 20%, y segundo, por los financiamientos que requiere. Son caras las vacunas. Tercero, porque el mecanismo ha fallado estrepitosamente en suministrar las vacunas que han sido contratadas y pagadas, como ha sucedido con las transnacionales, que se han enriquecido de una manera vil a costa de la pandemia, que incumplen cotidianamente los plazos de entrega y que incluyen cláusulas draconianas en los contratos para evitar compromisos de fecha.

“Se sabe que la letalidad en Cuba está muy por debajo de la del mundo y de más de 60 países, y que el índice de casos está muy por debajo de los estándares internacionales. Da pena que sea el país que ha reportado más de 600 000 muertos, aproximadamente la mitad de los cuales pudieron haberse evitado con otras políticas diferentes a las del Gobierno de Trump, y que hoy sufre un pico pandémico también”, el que se refiera a la gestión de la pandemia en Cuba.

Miente gobierno de EEUU cuando dice que gobierno cubano se apropia de parte de las remesas

“Biden se ha referido también al tema de las remesas de una manera errática. Un día anunció que no podrían restituirse, otro día anunció que se habría creado un grupo de trabajo para estudiar el tema, y hoy dice que es complejo y que requiere un ‘enfoque medido y reflexivo’ en coordinación con expertos.

“¿Por qué? Si de Estados Unidos se emiten decenas de miles de millones de dólares en remesas a numerosos países del orbe, en particular de América Latina. Dice que ‘el objetivo es que lleguen al pueblo cubano sin que una parte sea desviada por el régimen’, como lo llama él.

“No fue el ‘régimen’, señor presidente, sino su Gobierno predecesor, el que en septiembre de 2019 impuso un límite infundado y cruel de 1 000 dólares por trimestre a las remesas familiares, el que suspendió las remesas no familiares, el que en febrero de 2020 eliminó la posibilidad de que la compañía Western Union mandase a Cuba remesas desde terceros países, el que en julio de 2020 estableció regulaciones que impiden los reenvíos de remesas desde Estados Unidos a varias compañías.

“Fue el Gobierno de Estados Unidos el que en septiembre de 2020 anunció la incorporación de Cuba de AIS, una subsidiaria de Fincimex, a la lista restringida de entidades cubanas, el que en octubre de 2020 modificó las regulaciones para impedir a personas sujetas a la jurisdicción de EE.UU. procesar remesas desde y hacia Cuba, que incluye a entidades que, caprichosa y arbitrariamente, ese Gobierno ha incluido en la llamada lista de entidades cubanas restringidas”.

En virtud de esas medidas −recordó el canciller−, quedó prácticamente cortado el envío de remesas a Cuba. 

“Mienten desvergonzadamente los voceros del Gobierno de Estados Unidos cuando dicen que el Gobierno cubano se apropia de parte de las remesas. Los emplazo a que expliquen qué quieren decir o que presenten mínimas evidencias. Las remesas no se gravan ni hay impuestos, no hay aranceles sobre ellas.

“Quien fija las comisiones por el servicio financiero no es el Gobierno cubano, es la compañía Western Union. De cada 100 dólares que se enviaban a Cuba, esa compañía cobraba aproximadamente cinco dólares. Y la compañía tramitadora cubana percibía también una comisión financiera de un dólar. Quien afirma que el Gobierno o entidades de Cuba reciben el 40% del monto remesado, o el 20%, que son las cifras que han estado usando funcionarios del Gobierno de EE.UU., miente supinamente.

“Invito al Gobierno de Estados Unidos a que lleve a cabo la revisión que dice que hace, porque, si quisiera atender cualquier preocupación humanitaria en Cuba, debería comenzar por las medidas de Trump y del propio bloqueo que atañen a la pandemia. Y las remesas son un asunto personal, familiar, de los ciudadanos”, dijo.

Lo que hay −denunció− es “manipulación e intentos de usar las remesas como un arma política. Secuestrar las remesas y dañar a las personas que las mandan y a las familias que las reciben”.

Departamento de Estado ejerce presiones y chantajes contra un grupo de países

Rodríguez Parrilla se refirió también a que el presidente Biden dice que continuará escuchando opiniones de líderes cubanoamericanos. “Haría bien en escuchar la opinión de los cubanos que aquí vivimos, y de los cubanos que viven en Estados Unidos a quienes daña con las restricciones del bloqueo, así como de sus ciudadanos.

“El Departamento de Estado se dedica, en particular hoy, a ejercer presiones económicas y políticas brutales contra un grupo de Gobiernos de Europa oriental, algunos de Europa occidental, y países de América Latina, en particular centroamericanos. Disponemos de evidencias, porque esto, además, concita un gran rechazo, de las presiones a al menos seis países de Europa oriental y contra ocho países latinoamericanos.

“El Gobierno de Estados Unidos realiza esas presiones tratando de sumarlos, bajo chantajes políticos y mentiras, a una declaración desvergonzada y mentirosa que está en poder de los medios de prensa”, afirmó.

Apuntó que el Gobierno de Estados Unidos trata de desviar la atención del fracaso evidente de la intentota de generar inestabilidad y dañar el orden constitucional cubano, para disimular su responsabilidad evidente en prevenir los ataques informáticos que se están produciendo contra Cuba y en prevenir la incitación al terrorismo contra nuestro país desde medios asentados en la Florida.

“El Gobierno de Biden se ha referido también a lo que ha llamado insólitamente ‘graves daños de salud’ de diplomáticos estadounidenses en Cuba, lo cual es sorprendente porque han sido ya cuatro años de investigaciones de las agencias de aplicación de la ley de los propios Estados Unidos que han dicho a sus contrapartes cubanas que no han encontrado una sola evidencia de un acto deliberado y que no tienen ninguna explicación para los síntomas de salud que en su momento ellos refirieron”, añadió, y recordó que científicos de EE.UU. y de todo el mundo han desmontado esas mentiras.

“Si lo que busca el Gobierno de los Estados Unidos es un pretexto para restablecer los servicios consulares en La Habana, como debería haber hecho hace mucho tiempo, difícilmente obtenga el perdón de la derecha extremista radical de Miami por hacer estas imputaciones.

“Que un cubano que desee visitar a su familia o emigrar a EE.UU. tenga que pagar precios exorbitantes por asistir al consulado en Georgetown; que se le prohíba que presente documentación de salud de instituciones cubanas; que tenga que permanecer en el extranjero por semanas para recibir servicios consulares, o viajar dos veces, es una violación de derechos que daña la reunificación familiar.

“Hacer esto, en medio de las condiciones difíciles de vuelos internacionales actualmente, es, como mínimo, cruel.

“He denunciado desde el 23 de junio que el Gobierno de EE.UU. actúa con irresponsabilidad en relación con el tema migratorio bajo motivación política. Y que será su responsabilidad si esto sigue costando vidas o provoca flujos irregulares o desordenados de Cuba a Estados Unidos.

“Y a un senador de la Florida que constantemente instiga diciendo que es el propósito del Gobierno cubano lanzar una oleada migratoria hacia Estados Unidos, le sugiero que pregunte a su presidente, se informe mejor y cese en esas tontas acusaciones”, subrayó.

El canciller cubano informó que se ha conocido que mañana habrá una flotilla de medios navales desde Estados Unidos hasta la zona próxima a la frontera de territorio marítimo de la República de Cuba, dentro de la zona contigua, reconocida por el derecho internacional y el derecho del mar.

“Advierto al Gobierno de Estados Unidos que actúe con seriedad para evitar incidentes que no convienen a nadie”, dijo.

“El Gobierno de Estados Unidos reiteró −el canciller cubano− persiste hasta este minuto en una andanada de declaraciones y acusaciones, en un acto de burda injerencia en los asuntos internos de Cuba, dirigidos a alterar el orden constitucional, en violación del derecho internacional y nuestras propias leyes”, concluyó.

En video, conferencia de prensa

Cuba
Yasniel Reyes Piloto
Yasniel Reyes Piloto

Ingeniero en Ciencias Informáticas, graduado en el 2009 en la Universidad de Ciencias Informáticas. Webmáster de la Editora Periódico VICTORIA.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *