Camilo y la primera flor de su gente

A 60 años de la desaparición de Camilo Cienfuegos, cientos de cardenenses lo recuerdan cada 28 de octubre, en el lugar donde comenzó la tradición de echarle flores al mar. Foto: Andy Jorge Blanco/Cubadebate.

El primer tributo realizado por el pueblo de Cuba a Camilo Cienfuegos y sus acompañantes, el piloto Luciano Fariñas y el soldado Félix Ro­dríguez, tras la desaparición física del avión don­de viajaban, tuvo lugar en la ciudad de Cárdenas el domingo 15 de noviembre de 1959, organizado por la Patrulla Juvenil.

A las seis de la tarde del 28 de octubre de ese año, salió del aeropuerto de Camagüey rumbo a La Habana un avión marca CESSNA 310 No.53, el cual transportaba al Señor de la Vanguardia y sus dos compañeros. Sin embargo, la aeronave nunca llegaría a su destino. La búsqueda incesante concluyó el 12 de no­viem­bre. El Héroe de Yaguajay murió con 27 años y solo vivió 301 días del triunfo revolucionario.

Este 28 de octubre los cubanos lanzarán al mar flores a Camilo para conmemorar el aniversario 60 de su desaparición física y rendir ho­menaje “al hombre de las mil anécdotas”. Sin embargo, pocos conocen el origen de esta tradición.

A solo tres días del anuncio del Comandante en Jefe, Fidel Castro, sobre la infructuosa búsqueda del Héroe de Yaguajay, los cardenenses desfilaron desde la céntrica avenida Céspedes hasta el litoral, en sentida manifestación por la pérdida de un hombre “devoto de la lealtad del pueblo”, a decir de Ernesto Che Guevara.

La banda municipal encabezó el desfile al que, además de la Patrulla Juvenil, asistieron los combatientes del Movimiento 26 de Julio en Cárdenas. Un barco de la Marina de Guerra trasladó a la bahía las numerosas ofrendas florales llevadas por el pueblo a Camilo.

Al día siguiente de la primera flor al combatiente rebelde, el periódico local La Antorcha se hizo eco del gesto de los cardenenses y de las pa­labras pronunciadas por el entonces comi­sio­nado municipal, Enrique Sáez, quien resumía el cariño y las simpatías del pueblo por Ca­milo, así como la tristeza de todos por su pérdida.

“Fue en nuestra ciudad, organizado por la Pa­trulla Juvenil, como acto de recordación al glorioso comandante Camilo Cienfuegos, perdido trágicamente y cuya desaparición lloramos todos”, señala el diario cardenense de la época.

María Teresa Clark, historiadora de la Ciudad, destaca en la revista Bo­hemia del 19 de mayo del 2000 que fue Celia Sán­chez quien, al conocer sobre este homenaje y desfile en Cárdenas, propuso convertirlo en tra­­di­ción, cambiando la fecha para el 28 de octubre.

Troadio Pérez Iglesias, quien desfiló junto al pueblo en aquella ocasión, afirma que ha­bitantes de las zonas rurales cercanas se trasladaron en ómnibus, camiones y otros me­dios de transporte con el propósito de rendirle tributo.

Nuestro pueblo, aquel noviembre de 1959, vivió momentos de profunda tristeza y dolor. Solo había que ver los rostros de los cientos de hombres, mujeres, niños y ancianos que acudieron al litoral para despedirse de Camilo”, añade el también combatiente de la lucha clandestina en el municipio.

Cuba
Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *