Cambios que consolidan la democracia

Trascendental alcance tendrá este 10 de Octubre, fecha en la que hace 151 años los heroicos mambises liderados por Carlos Manuel de Céspedes, proclamaron con las armas en la mano la liberación de los esclavos y el irrenunciable derecho a la independencia de la Patria.

La Sesión Extraordinaria convocada de la Asamblea Nacional del Poder Popular, como órgano supremo del poder del Estado, elegirá a los cargos directivos de ese Parlamento, los miembros del Consejo de Estado, el Presidente y Vicepresidente de la República, como parte de las transformaciones que tienen lugar en Cuba.

Cada uno de esos pasos, que seguiremos con atención y confianza los cubanos, consolidará, sin dudas, el bregar democrático de nuestro sistema político.

También se continuará dando vida a la nueva Constitución, heredera de la de Guáimaro redactada al calor de las luchas independentistas. La actual prevé en una disposición Transitoria, que luego de aprobada (en julio) la nueva Ley Electoral, la Asamblea Nacional, en el plazo de tres meses, debe elegir, de entre sus diputados, esas importantes responsabilidades de la nación.

Justamente, cien años después de empezar las guerras por la liberación nacional, Fidel afirmó en La Demajagua que en Cuba solo ha habido una Revolución: la que comenzó Carlos Manuel de Céspedes el Diez de Octubre y que nuestro pueblo lleva adelante en estos instantes.

Así lo seguirán confirmando las históricas decisiones que se adoptarán en la capital de los cubanos, próxima al aniversario 500 de su nacimiento, cuando el Parlamento y Consejo de Estado, el órgano con carácter colegiado, que representa a la ANPP entre uno y otro periodo de sesiones, darán otra lección de democracia socialista y espíritu republicano forjado en la manigua.

Previamente la Comisión de Candidaturas Nacional consultó con los diputados para conocer sus propuestas sobre los parlamentarios que, a su juicio, deberán integrar los proyectos de candidaturas que serán sometidos este jueves a la consideración del Parlamento, con propuestas audaces como la restauración del cargo de Presidente de la República y el otorgamiento de una única presidencia para la Asamblea Nacional y el Consejo de Estado.

El Presidente y Vicepresidente de la República iniciarán así su primer período de mandato, de los dos posibles regulados en la Carta Magna, entre otras modificaciones encaminadas a favorecer el mejor funcionamiento de los órganos estatales y administrativos.

No será una elección más. Cambios decisivos vive Cuba en la organización del poder estatal. De hecho asistimos a una reforma del Estado, tanto en la organización del poder central, como en lo local, ahora con mayor autonomía y con una redistribución y diferenciación de funciones a todos los niveles de la división político-administrativa.

Esas transformaciones tendrán lugar en aras de un mayor equilibrio y contemplan una distribución de las funciones depositadas en los cargos principales del Estado, mas, no se trata de poderes, porque un principio intrínseco del sistema social cubano sigue siendo la unidad de poder, es decir de acción política, en que permanece inalterable el soberano Poder Popular, que nos hace invulnerables frente a las crecientes amenazas del vecino imperial en su afán de destruirnos como nación.

Pero tales pasos con vistas al perfeccionamiento de la sociedad estamos llamados igualmente a acompañarlos todos los cubanos con más unidad, respaldo pleno, seguridad, eficiencia, creatividad y, sobre todo, responsabilidad cívica y política, siempre pensando como país, con el optimismo y motivaciones de los hombres y mujeres de hoy, como mambises de este tiempo igualmente heroico.

 

Isla de la Juventud
Diego Rodríguez Molina
Diego Rodríguez Molina

Licenciado en Periodismo en la Universidad de La Habana. Tiene más de 40 años en la profesión

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *