Caídos en Angola no morirán mientras los recordemos

La verdad estalla sin refugio en cada tributo: los caídos en la epopeya militar angolana no morirán mientras sean recordados.

Foto: Archivo

Rodolfo Carballosa Gutiérrez, por decisión personal –como otros miles de héroes que protagonizaron la gesta solidaria–, cruza el océano Atlántico para defender la independencia y la integridad territorial de Angola, país africano distante en la geografía, pero hermanado en las acciones combativas.

El joven internacionalista enfrenta el asedio de la artillería de los racistas sudafricanosy cae en combate a los 23 años, el 12 de diciembre de 1975, en Quibala, provincia de Katofe.

Su ímpetu lo llevó a ser parte de la Operación Carlota puesta en marcha a inicios de noviembre de 1975, para frenar la agresión del ejército de Sudáfrica y de otros fantoches del imperialismo empeñados en despedazar Angola y frustrar su independencia.

En el momento de su salida hacia la misión laboraba en el periódico Victoria, primero lo hizo en el laboratorio de fotografía y luego en calidad de reportero gráfico. Era un muchacho audaz, alegre, militante de la Unión de Jóvenes Comunistas y querido por todos.

Había empezado su vida laboral en 1972 en la Agrupación Agropecuaria Estatal Camilo Cienfuegos en la rama de Explotación de Maquinarias como profesor de esa materia, actividad en la cual destaca por su esfuerzo y actitud. Había nacido en el seno de una humilde familia el 23 de octubre de 1952, en el caserío de Sao Corona de Birán, Holguín.

En la memoria de los pineros quedará por siempre la hazaña de los primeros combatientes de este terruño caídos en la nación africana, donde, al igual que Carballosa, regaron el suelo del hermano país con su sangre y valor.

Esos compatriotas son: Roberto Orestes Moreno –nombre de una comunidad agrícola–; Orlando Gutiérrez Pérez –otro asentamiento rural– ; Ángel Alberto Galañena LLevat –un reparto y el Joven Club de La Fe–; y Carlos Reyes Agramonte, que identifica las estructuras de base de organizaciones de masa. El nombre de Rodolfo Carballosa Gutiérrez honra de igual forma una escuela, una cooperativa campesina y un concurso periodístico.

Ellos con su vocación internacionalista y cumplimiento del deber son referentes de las nuevas generaciones en las batallas de hoy.

Otros artículos del autor:

Isla de la Juventud
Mayra Lamotte Castillo
Mayra Lamotte Castillo

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana; tiene más de 40 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *