Beneficios desapercibidos

marianela-opinionPor Marianela Bretau Cabrera

“En la Isla no sucede nada nuevo”, expresan a menudo algunos habitantes de este terruño porque para ellos, avance simboliza ir y venir de presentaciones de grupos musicales foráneos, la apertura de centros recreativos, la construcción de edificios multifamiliares con más de cinco pisos y otros detalles.

marianela-opinionPor Marianela Bretau Cabrera

“En la Isla no sucede nada nuevo”, expresan a menudo algunos habitantes de este terruño porque para ellos, avance simboliza ir y venir de presentaciones de grupos musicales foráneos, la apertura de centros recreativos, la construcción de edificios multifamiliares con más de cinco pisos y otros detalles.

Pero sus pesimistas ojos pasan desapercibidos por delante de varios logros sociales que hablan por sí solo; me refiero al montaje de parquecitos en dos círculos infantiles pertenecientes a Sierra Caballo y La Demajagua, donde se donaron juguetes al igual que en otros centros, impermeabilizaron sus techos y cambiaron su carpintería.

Resulta ingrato pasar por alto tales acciones que han contribuido a cambiar el entorno del Municipio y su desarrollo socioeconómico, gracias a la colaboración internacional de distintos países expresada a través de grupos de solidaridad y de organizaciones no gubernamentales, que mediante la delegación territorial del Ministerio de Inversiones y Comercio Exterior, canalizan su interés por apoyarnos.

Esas muestras de amistad se agrupan en alrededor de 35 proyectos ejecutados en el territorio relacionados con la Seguridad Alimentaria, Vivienda, Salud Pública, Medio Ambiente, sistema Hidráulico, Transporte, Energías alternativas y Educación; en este último sector se sienten los aires solidarios en la Escuela Especial Lázaro Mesa, localizada en el poblado La Fe.

Aquí lo “nuevo”, es palpable en la restitución de sus ventanales, afectados por el paso del huracán Gustav en el 2008, además de la entrega de útiles escolares e instrumentos educativos que permitan un mejor trabajo pedagógico con esos alumnos necesitados de una atención diferenciada.

Reconforta ver a los padres agradecidos mientras observan a sus hijos escribir: Mi escuela bonita; igual emoción sienten al ver a los pequeños jugar felices en uno de esos parquecitos ubicados dentro de su círculo infantil o al constatar las óptimas condiciones del pupitre de la hija que estudia en el Instituto Politécnico Agropecuario Amistad Cuba Corea.

El estudiantado de dicha escuela se benefició, además, con la reposición de los ventanales, las taquillas para guardar los efectos personales de los docentes, las mesas y sillas de las aulas, así como en el Pre universitario José Maceo y el centro mixto Briones Montoto.

Estas colaboraciones contribuyen a elevar la calidad de vida de los pineros, se aprecia así en la reanimación del hospital general docente Héroes del Baire, en el edificio nueve plantas en el reparto Abel Santamaría, la construcción de viviendas como la de la esquina 30 y 37 (antigua cuartería).

Las 589 tejas de zinc puestas en el fondo habitacional del Consejo Popular Pueblo Nuevo, la instalación de modernos sistemas de regadío en varias áreas productivas y la adquisición de un Desobstruccionador, el único existente en la Isla, entre otros provechos que ya dejan una estela en el quehacer social de la Isla y que sin dudas debemos detenernos a meditar.

 

 


Comparte esta noticia:

{loadposition botonessociales}

 

{loadposition tabfinal}