Baraguá salvó la bandera

Foto: Internet

La pugna de poderes, el desaliento de las tropas, indisciplinas, regionalismo y la falta de unidad arrinconaron a la Gesta del 68 en el callejón del Pacto del Zanjón.

Dado a la sagacidad política del general peninsular Arsenio Martínez Campos –designado con poderes plenipotenciarios para “pacificar la Isla”– obtuvo de los comisionados del Comité del Centro la firma de la capitulación de aquella larga contienda, la cual aceptaron parte de los insurrectos.

Una excepción fueron las huestes de la zona oriental comandadas por el Mayor General Antonio Maceo Grajales y sus oficiales, quienes no daban tregua al enemigo y al conocer la bochornosa noticia se negaron a deponer las armas.

Con esa actitud intransigente y de fidelidad a sus ideas independentistas, el Titán de Bronce y otros generales propiciaron que la Guerra de los Diez Años no concluyera con la desmoralización del Zanjón, sino en su reverso glorioso: la Protesta de Baraguá.

Esta ocurrió el 15 de marzo de 1878 en el lugar conocido por Mangos de Baraguá. Al llegar allí Martínez Campos pretendió convencer a Maceo de lo ventajosa que sería la paz. Sin embargo, no sería completa sin independencia, abolición de la esclavitud, ni un Estado cubano.

–¡No, dijo Maceo, no nos en­tendemos!

–Entonces, replicó el General Martínez Cam­­­pos, ¿volverán a romperse las hostilidades?

–¡Volverán a romperse las hostilidades!, acentuó Maceo.

Así el Mayor General mambí alzó de nuevo la voz con su grito de independencia y abolición asumiendo el timón de la guerra. La Protesta de Baraguá como expresara Fidel “(…) salvó la gloria, salvó la idea, salvó la bandera (…)”.

Sin lugar a dudas, resultó trascendente para su momento y todos los tiempos porque proporcionó a los patriotas, de ayer y de hoy,  un arma poderosa para continuar la contienda al enseñar que esta debe basarse en la intransigencia y ética revolucionarias, la confianza en el triunfo y la decisión de vencer o morir.

 

 

 

Historia Isla de la Juventud
Mayra Lamotte Castillo
Mayra Lamotte Castillo

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana; tiene más de 40 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *