Bachilleres por “mi Constitución”

Para aquellos que en algún momento pensaron que no podría ser, le informo y además puedo asegurar cuán preparados se hallan los bachilleres de onceno grado del preuniversitario Celia Sánchez Manduley, quienes esta semana debatieron acerca de los fundamentos expuestos en el nuevo proyecto de Constitución.

La reunión guiada por el dúo compuesto por Leonor Blanco Blanco y Leonel Almanza Pineda fue ejemplo de este trascendental ejercicio político y democrático en los más jóvenes, continuadores de las transformaciones que los renovados elementos insertados en la Carta Magna traerán consigo para la sociedad cubana.

Los educandos consultaron el proyecto en diversos formatos (tabloide impreso y digital), lo cual viabilizó su comprensión, así como la aclaración de dudas e inquietudes y planteamientos tanto en apoyo al texto o propuestas de cambios, inclusión o eliminación.

En esa dirección se manifestó Yanela Barceló, quien hizo referencia en el Título IV: Derechos, deberes y garantías, a los artículos 70 y 68, respectivamente, comprendidos en el Capítulo III de Derechos sociales, económicos y culturales, expresando –por una parte– “la atención de los padres hacia los hijos, ya que en ocasiones se despreocupan de ellos y de sus problemas escolares o de convivencia”.

Y, por otra, dijo estar “de acuerdo con que ahora se exprese que el matrimonio es entre dos personas y no precisamente entre un hombre y una mujer”.

Asimismo destacó el análisis de Sonia Goda sobre unificar la edad para los diferentes procesos de los menores de edad, “o sea, tenemos el Carne de Identidad a los 16 años, el alta pediátrica a los 18 y obtenemos la mayoría de edad a los 21”.

De igual manera fueron aclaradas las dudas de Hayla Rodríguez y Jonald Hernández, acerca de la propiedad de más de una vivienda y de tener varios negocios la misma persona, consecutivamente, a lo cual Almanza Pineda –del dúo– explicó que “esas cuestiones van en contra de los principios básicos de nuestro socialismo, no obstante, cada individuo tiene derecho a ser propietario de una casa en el campo y otra en la ciudad, no de otra manera.

Foto: Casandra Almira Maqueira

“Respecto al otro tema, como se expresa en el artículo 22: ʻEl Estado regula que no exista concentración de la propiedad en personas naturales o jurídicas no estatales, a fin de preservar los límites compatibles con los valores socialistas de equidad y justicia socialʼ”.

También se hizo referencia a la amplia gama de derechos del ciudadano que se recoge en el proyecto, en correspondencia con nuestros principios y valores a tono con los instrumentos internacionales ratificados por nuestro país que incluye: acceso y gratuidad de servicios de salud y educación de calidad, libertad de profesar o no creencias religiosas, protección a la familia, niños y adultos mayores, no discriminación por identidad de género, origen étnico y discapacidad entre otros.

Con armonía transcurrió el debate en ese centro escolar, donde el dúo significó que los cambios introducidos en nuestra sociedad responden también a las exigencias del contexto económico y político internacional, así como que en la nueva Constitución estarán presentes las transformaciones aplicadas a tono con los Lineamientos la Conceptualización del Modelo Económico y Social.

De manera general los jóvenes estuvieron a la altura de tal proceso, cuya participación activa y comprometida logrará que cada ciudadano comprenda la necesidad y el alcance de los cambios que se deben introducir en la Constitución, de modo que se garantice el carácter irrevocable del socialismo y la continuidad de la Revolución.

Isla de la Juventud
Casandra Almira Maqueira
Casandra Almira Maqueira

Licenciada en Estudios Sociocultural en la universidad Jesús Montané Oropesa, Isla de la Juventud

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *