Ayer y hoy, necesaria la unidad

La orden de iniciar la Guerra Necesaria la plasman en fino papel envuelto en un tabaco que portó en su bolsillo Miguel Ángel Duque de Estrada y entregó en La Habana al periodista revolucionario Juan Gualberto Gómez.

Con visión estratégica José Martí Pérez convocó a la gesta libertaria que estalló el 24 de febrero de 1895 con alzamientos simultáneos, como el del poblado de Baire; solo pidió brevedad en la beligerancia para impedir la injerencia de Estados Unidos.

Ya terminadas la contienda de los diez años con una paz sin independencia ni abolición de la esclavitud y la Guerra Chiquita  –hija de Baraguá y su continuidad con las armas en las manos–, el Apóstol de la Independencia de Cuba durante la Tregua Fecunda  estudió las causas del fracaso, siendo la falta de unidad la principal,  y sacó las lecciones de los errores.

El Maestro unificó en un movimiento único a los patriotas de la emigración y de la Isla caribeña, creó el Partido Revolucionario Cubano el diez de abril de 1892 –su obra cumbre unitaria, antimperialista, sin exclusiones– y fundó el periódico Patria.

Martí con su humanismo, ética, sentido de la justicia, de la dignificación plena del ser humano e incesante prédica: “Juntarse es la palabra de orden”, les trasmitió a ellos una ideología y una proyección política.

Por infortunio, el Héroe Nacional cayó en Dos Ríos el 19 de mayo de 1895, a unos meses de comenzada la contienda y continuaron la lucha armada Máximo Gómez, como general en jefe del Ejército Libertador, el mayor general Antonio Maceo y otros patriotas. El desenlace del esfuerzo por crear el Estado nacional se precipitó con la intervención y ocupación militar del imperialismo yanqui.

De manera fulminante España salió derrotada, Estados Unidos apareció como vencedor mientras los mambises fueron excluidos del protagonismo; no obstante, quedó latente la decisión del pueblo de alzar a sangre y fuego la Patria subyugada.

Décadas después, la Guerra Necesaria sirvió de inspiración a los combatientes de la insurrección de liberación nacional dirigida por el joven abogado Fidel Castro Ruz y con la cual Cuba alcanzó la definitiva independencia el Primero de Enero de 1959.

Para reflejar la tradición de lucha heredada en cada etapa de la historia nacional, el propio Fidel Castro refirió en varias ocasiones que la Revolución era una sola, la iniciada en octubre de 1868 por Carlos Manuel de Céspedes hasta nuestros días.

Parafraseando a Martí, para las cubanas y los cubanos la unidad ayer y hoy, sigue siendo la palabra de orden.

Historia Isla de la Juventud
Mayra Lamotte Castillo
Mayra Lamotte Castillo

Licenciada en Periodismo en la Universidad de La Habana; tiene más de 40 años en la profesión.

Colaboradores:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *